Temperley abrochó tres caras nuevas


Temperley dio a conocer este martes las incorporaciones de Matías Castro, Roberto Brum y Luis Silba, quienes elevaron el número de refuerzos a 11, de cara al torneo del Nacional B que se iniciará en agosto.

Como consecuencia de ello, Gastón Esmerado tiene prácticamente conformado a su plantel, aunque la búsqueda de la Comisión Directiva continuará para cerrar la llegada de un mediocampista central y otro ofensivo.

Incorporaciones. A lo largo del fin de semana, la dirigencia del Celeste dejó prácticamente abrochados los arribos de Castro y Silba, mientras que también avanzó en el acuerdo con Brum luego de varias jornadas de negociación.

El arquero uruguayo de 30 años llega desde Unión de Santa Fe en busca de continuidad futbolística, con el objetivo de cubrir un puesto que quedó vacante tras las salidas de Josué Ayala y Leandro De Bórtoli, y el regreso de Pablo Campodónico.

Por otra parte, el delantero rosarino Silba, de 28 años, intentará ganarse su lugar en un sector del campo con variantes para Gastón Esmerado. La delantera cuenta con la presencia de Santiago Giordana, Alexis Delgado y Franco Sosa, a quienes se sumará el ex Sarmiento de Resistencia.

De los tres futbolistas asegurados en esta jornada, el nombre de Brum sobresale en cuanto al recorrido que el mediocampista forjó a lo largo de su carrera futbolística. Con 34 años y de último paso por Aldosivi, el volante registra pasos por Nacional de Uruguay, Argentinos Juniors, Banfield y Gimnasia de La Plata, entre otros.

Decimosegundo. La seguidilla de refuerzos para el Gasolero no se detendrá. Es que, durante el martes, la Comisión Directiva tiene planificada la firma del contrato que unirá con la institución al defensor de Gimnasia de Mendoza Yair Marín.

El marcador central tenía diagramado estar en las instalaciones de Temperley durante el lunes para asegurar su arribo al club, aunque por una demora en el vuelo que lo traería a Buenos Aires debió posponer sus planes.

Previo El Senado comienza a debatir el aborto
Siguiente Victoria Onetto, secretaria de Cultura de Avellaneda