Continúa el debate sobre el aborto en el Senado

En un plenario de comisiones, hubo expositores a favor y en contra del proyecto.

El Senado retomó el debate en comisiones del proyecto que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, con expositores a favor y en contra de la iniciativa.

Se trata de la segunda semana de exposiciones en las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Penales, las cuales continuarán durante todo julio.

Posiciones a favor

Entre las posiciones a favor, se expresó el abogado del CELS Diego Morales, quien opinó que “en las normas de otros países sobre este tema no existe la objeción de conciencia institucional” y que por eso “este proyecto no incluye esa posibilidad porque no se puede trasladar las creencias de los asociados hacia una persona jurídica”.

También dio su punto de vista la letrada Paola Bergallo. Pidió dejar de lado “la anomia” en los derechos de la mujer y enfatizó: “Las opciones que tenemos son seguir faltándonos el respeto como ciudadanos o aprobar un proyecto que modernice la legislación sobre aborto, tal como lo han estado haciendo las democracias centrales”.

La ex senadora María Eugenia Estenssoro, por su parte, sostuvo que aprobar la ley sería quitar el “último candado del Estado argentino con la iglesia católica, un candado que resguarda y custodia la libertad de la mujeres argentinas para elegir cómo quieren vivir”.

Posiciones en contra

Por el lado de las apreciaciones en contra de la iniciativa, que ya tiene media sanción en Diputados, se pronunció el periodista Mariano Obarrio. “Esta ley no regula el destino o qué hacer con los restos humanos que se producen en un aborto y eso es muy sospechoso en este contexto”, expresó.

Asimismo, aseveró que “en esta ley la mujer tiene plena potestad sobre la vida del niño y muchas veces ocurre que la mujer en una pareja invoque de razones de salud psíquica o social para deshacerse de esa vida sin consentimiento del hombre”.

En este sentido también se manifestó el médico cirujano Luis Durand, quien afirmó que “hay gente que ha pasado de tener una posición a tener otra” pero que no conoce a nadie que “haya dedicado su vida a ayudar a mujeres embarazadas para luego pasar a ser abortista”.

“Se habla de interrupción del embarazo pero no se interrumpe algo que después no se puede continuar, así como en el ejército cuando mueren civiles se habla de ‘daños colaterales'”, agregó.

Más sobre este tema

Previo Las Leonas vencieron a China
Siguiente Ctera, en estado de alerta