Oficializan cambios en las Fuerzas Armadas

Fueron publicados en el boletín oficial. Las FF.AA. participarán de la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y custodiarán “objetivos estratégicos”.

El plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas que anunció el presidente Mauricio Macri fue publicado este martes en el Boletín Oficial y formalizado mediante el decreto 683/2018, firmado por el mandatario, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad.

El Gobierno derogó la Directiva Sobre Organización y Funcionamiento de las FFAA aprobada por el decreto 1691 e introdujo cambios en el 727, que limitaba el uso de las fuerzas militares al combate de agresiones de otros estados.

“El ministerio de Defensa considerará como criterio para las previsiones estratégicas, la organización, el equipamiento, la doctrina y el adiestramiento de las Fuerzas Armadas, a la integración operativa de sus funciones de apoyo logístico con las fuerzas de seguridad”, señala la medida.

En el primer punto de la normativa se establece que las Fuerzas Armadas “serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de la República Argentina, la vida y la libertad de sus habitantes, o ante cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas”.

Por otro lado, se destaca que la misión primaria fundamental del Instrumento Militar consiste en” asegurar la defensa nacional ante situaciones de agresión externa”. “La novedad es que, además de agresiones por parte de otras naciones, la misma incluye al terrorismo y al narcotráfico internacional”, agrega.

“Como consecuencia de la evolución del entorno de Seguridad y Defensa resulta necesario establecer roles y funciones que deben asumir cada una de las instancias que la componen para que contribuyan al eficiente uso de los recursos del Estado”, indica el decreto.

Previo El dólar sigue en baja
Siguiente Bomberos realizarán un abrazo simbólico en el Congreso