Fuerte caída del empleo industrial

Las cifras de empleo exhiben el diseño de un modelo económico basado en la actividad agroexportadora y de servicios, en detrimento de la producción industrial.

Trabajadores de la fábrica de motos Guerrero en alerta.

Desde el inicio del gobierno de Mauricio Macri se destruyeron más de 77 mil puestos de trabajo en el sector industrial, por mucho, el más castigado de la economía argentina. En cambio, la construcción, el agro y la ganadería son los más dinámicos en cuanto a generación de empleo. La radiografía tomada en mayo de este año, cuando apenas se esbozaba la crisis cambiaria, permite vislumbrar el perfil de economía que está diseñando el Gobierno nacional, con claros ganadores y perdedores.

Según datos del Ministerio de Trabajo, procesados por el Observatorio de Empleo de la Fundación Germán Abdala, desde noviembre de 2015, el último mes completo de la administración anterior, el empleo en la construcción fue el que más creció, después de una fuerte caída a mediados de 2016.

Luego de perder casi 42 mil puestos de trabajo en junio de ese año, el empleo en la construcción se recuperó hasta un máximo de 21 mil puestos generados en marzo de este año, siempre tomando como referencia los números de noviembre de 2015. Desde aquél pico, la actividad mostró un leve descenso hasta 18,8 mil empleos adicionales a los que existían sobre el final del kirchnerismo.


Evolución mensual del empleo privado, por sector

Base Noviembre 2015 = 100

Fuente: Observatorio de Empleo – Instituto del Trabajo y la Economía de la Fundación Germán Abdala, sobre datos del Ministerio de Trabajo.

Un recorrido positivo tuvo también el sector del agro y la ganadería. En ese caso, el punto máximo de la actividad se alcanzó en octubre de 2016, cuando se habían creado casi 12 mil puestos de trabajo. Sin embargo, el desempeño a partir de allí desmejoró, aunque se mantuvo en niveles positivos, hasta alcanzar en mayo 7,6 mil puestos de trabajo más que en noviembre de 2015.

Como contracara de esos números, desde el final de la gestión encabezada por Cristina Fernández de Kirchner el empleo en la actividad industrial no para de caer. Con registros negativos en todos los meses de la gestión macrista, los números a mayo dan cuenta de una pérdida de más de 77 mil puestos de trabajo, convirtiéndose así en el sector de la economía con peor desempeño.

La destrucción neta de puestos de trabajo apenas es compensada por otras actividades económicas como las mencionadas más arriba, a las que debe agregarse el comercio, la hotelería y la actividad gastronómica, que hasta mayo habían generado una oferta laboral de más de 35 mil nuevos puestos de trabajo.

Te puede interesar

El total de puestos de trabajo, a pesar de la caída en la industria, reflejaba en mayo un leve aumento respecto del inicio de la gestión: 17,4 mil nuevos empleos. El peor momento se había registrado en junio de 2016 con una destrucción neta de 79 mil empleos, una tendencia que se revirtió a partir de entonces hasta alcanzar un máximo de 25,4 mil puestos de trabajo creados en marzo de este año. Desde ese momento, volvió una tendencia negativa aunque sin registrar aún el impacto de la devaluación y el ajuste en la economía real.

No obstante, más allá de la coyuntura, que no es poco preocupante, las cifras de empleo alcanzan a delinear el diseño de un modelo económico asentado en la actividad agroexportadora y de servicios, en detrimento de la producción industrial.

Previo “Vidal quiere descargar la crisis sobre los estatales”
Siguiente Aprobaron ordenanza para regular centros culturales