La familia de la enfermera insiste con complicidades

A dos meses del crimen de Marcela Coronel, el entorno de la joven denuncia que “hay un familiar más” involucrado. Fueron detenidos los hermanos Guevara.

A dos meses del crimen de Marcela Coronel, familiares y amigos de la joven enfermera de Longchamps se concentraron frente al Hospital Italiano, en Capital Federal, para reclamar avances en la investigación del caso. Sostienen que “hay cómplices libres”.

La hermana de la víctima, Lorena Coronel, apuntó sus sospechas “a un familiar más”. “Está muy claro que Gabriel es el asesino y que Pablo lo ayudó, pero hubo creemos que hubo alguien más”, indicó la mujer a Info Región.

Para la fiscal al frente de la investigación, Marcela Juan, tras el crimen, ocurrido durante la madrugada del 28 de mayo, Gabriel Guevara se habría ido a trabajar entre las 5 y 6, mientras que su hermano habría llegado a la casa horas más tarde. La familia Coronel no cree que en ese lapso, la hija de poco más de 1 años haya estado sola. “Para mi estuvo acompañada con alguien que ella conoce, porque está muy bien y no tiene el estrés post traumático que debería tener si hubiera estado horas solas con el cadáver de su mamá”, explicó Lorena.

Está muy claro que Gabriel es el asesino y que Pablo lo ayudó, pero hubo creemos que hubo alguien más

Semanas atrás, el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, había dictado la prisión preventiva para Gabriel y Pablo Guevara, únicos imputados por el asesinato. “La difusión que tomó el tema no estaba en los planes de Gabriel y sus cómplices, que querían desaparecer el cuerpo de Marce”, estimó Lorena.

La autopsia determinó que Coronel murió por “asfixia con laso”, pero el cuerpo presentaba lesiones en la cabeza, producidas por un objeto contundente. “No tenía rasgos en las uñas típicas de una persona que trata de defenderse porque ni siquiera tuvo tiempo de hacerlo. La mataron de una manera horrible”, lamentó su hermana.

Pese a que en el tiempo que estuvieron juntos, no advirtieron situaciones de violencia física, aseguran que tenía antecedentes de violencia de género con otras parejas previas y que “manipulaba a Marcela”. “Él le decía que si ella lo dejaba, se iba a suicidar y creo que fue por eso que la mató. Ella le habrá dicho que lo iba a dejar”, estimó.

La hija de Marcela

Con poco más de 1 año, la nena afronta una situación durísima, que dejará secuelas. Ya pasaron dos meses del crimen y Lorena contó que “volvió a ser una nena feliz”, pero recordó que las primeras dos semanas “fueron muy difíciles”. “Preguntaba mucho por su mamá, sobre todo por las noches. Era muy angustiante”, admitió.

El caso

El 28 de mayo pasado, el cuerpo de Marcela Coronel fue hallado en la vivienda que compartía con su pareja, en Longchamps. Su hija había sido abandonada esa misma mañana en una casa de Burzaco, ubicada en Buenos Aires al 3500.

El 1 de junio fue detenida su pareja. Días más tarde, la fiscalía especializada en violencia de género de Lomas de Zamora, a cargo de Marcel Juan, decidió imputar a su hermano, quien apareció en las imágenes de las cámaras de la Municipalidad de Almirante Brown con su sobrina en brazos, poco antes de que fuera abandonada.

Más sobre este tema

Previo Docentes marcharon para reclamar la paritaria nacional
Siguiente Se viene otro aumento en los combustibles