Reclaman rescisión de contratos con “arrepentidos”

El diputado provincial Pablo Garate, del Frente Renovador, presentó un proyecto para rescindir contratos de la Provincia con empresarios que admitieron dar u ofrecer coimas.

El Rente Renovador reclamó la “inmediata rescisión” de contratos de obra pública en territorio bonaerense a contratistas se hayan acogido judicialmente a la figura de “arrepentido”, admitiendo haber dado u ofrecido dinero o cualquier dádiva a funcionarios públicos.

Pablo Garate, diputado provincial, presentó un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo bonaerense la medida a partir de la investigación que sigue el juez federal Claudio Bonadio. Plantea la “inmediata rescisión de pleno derecho de los contratos de Obra Pública provincial que se encuentren en ejecución y cuyo contratista se hubiere acogido judicialmente a la figura de arrepentido, admitiendo haber dado u ofrecido dinero o cualquier dádiva a funcionarios públicos”.

En diálogo con Info Región, renovó críticas al Gobierno porque “plantea un ajuste sin fin”, al ser consultado por la eliminación del Fondo Federal Solidario, por el que se transfería a provincias y municipios el 30 por ciento de la recaudación de los derechos de exportación a la soja.

En este sentido, sostuvo que “los municipios, que son la principal caja de resonancia de reclamos, hoy están siendo desfinanciados dejándolos en una situación compleja”. “Cuando uno desfinancia a municipios lo que se está haciendo es perjudicar a los vecinos”, recalcó, y adelantó que exigirán, de cara a la elaboración del presupuesto provincial 2019, “de que se aumente el coeficiente de coparticipación en un 20 por ciento para poder equilibrar lo perdido el año que viene”. “Lo que corresponde al 2018 ya se está perdiendo”, lamentó.

“Es lamentable que al Fondo Solidario, que nace del interior del país, Macri lo use para pagar deuda externa”, cuestionó el legislador, al tiempo que apuntó contra la gobernadora María Eugenia Vidal por “no resistió” esta quita.

“La gobernabilidad no se da solo por el apoyo de los poderes políticos sino por la conformidad o no del pueblo. Con esto, la gente se ve afectada para mal”, analizó Garate. Y concluyó: “Cuando se toman malas decisiones se pierde confianza en la sociedad y es ahí cuando se produce la mayor pérdida de gobernabilidad”.

Previo La Corte falló a favor de UBER
Siguiente Represión y detenidos en La Plata