Paro y movilización de médicos, judiciales, docentes y estatales

Los cuatro gremios volverán al paro la semana próxima: 24 y 25 de septiembre.

El clima de malestar no cede. En la provincia de Buenos Aires, la jornada está signada por un paro de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), la Asociación de Trabajadores del Estado bonaerense (ATE), la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y el Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba). El reclamo central es por salarios, pero cada sector suma sus propias exigencias a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Los cuatro gremios se concentrarán en la Plaza Olazábal de La Plata (7 y 38) para realizar una movilización al Ministerio de Economía de la provincia de Buenos Aires. La AJB, antes de sumarse a la marcha, realizó un acto frente a la Suprema Corte.  “Es un orgullo marchar en unidad con todas las organizaciones que repudian las políticas de ajuste, por eso vamos a un paro el 24 y 25, el 24 con movilización y el 25 paro general, allí debemos unificar todos los sectores del movimiento obrero”, remarcó Roberto Baradel.

El paro de Cicop es de 48 horas (hoy y mañana) para que la mandataria provincial “mejore la única oferta paritaria que realizó en junio de este año que fue de 15 por ciento en tres tramos”. Este sector reclama, además, por la infraestructura en centros de salud y el cese de los despidos.

La AJB reclama “la reapertura y continuidad de la paritaria salarial, el cumplimiento por parte del Ejecutivo provincial de la resolución de la medida cautelar, y un mayor presupuesto para educación, salud y justicia”. Cabe recordar que la resolución del Tribunal de Trabajo Nº3 de La Plata obliga al gobierno de Vidal a reanudar la negociación suspendida unilateralmente a fines de mayo, y dispone la aplicación de la cláusula gatillo firmada en el acuerdo salarial del 2017, hasta tanto se arribe a un nuevo acuerdo.

En cuanto a las problemáticas específicas del sector, piden la actualización de la movilidad fija, la cobertura de cargos vacantes, y “la protección de los trabajadores que ponen en riesgo su salud y la vida”, entre otras cuestiones.

El reclamo de los docentes, nucleados en Suteba, es por salarios que igualen la inflación prevista -según el propio Gobierno sería del 40 por ciento, aunque privados estiman que será mayor-, obras en las escuelas, cupos y alimentos de calidad en comedores escolares, nombramientos, el cese de  la “persecución” y contra las amenazas que recibieron en los últimos días educadores de distintas escuelas.

ATE bonaerense también para. Rechaza el aumento salarial del 4% para los estatales de la Ley 10430 anunciado por el gobierno de Vidal hace algunos días porque “consolida la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores porque sumado al 15% ya otorgado hacen un total de 19% que poco tiene que ver con el 24.1% de inflación acumulado a este mes”.

Asimismo, reclaman el pase a planta permanente de miles de trabajadores y trabajadoras que realizan sus tareas de manera “precaria y que todos los 31 de diciembre ven resentida su continuidad laboral”. En el plano reivindicativo se señaló la necesidad del nombramiento de personal en las áreas más sensibles del Estado, como educación, salud, niñez, entre otras.

Previo Intendentes se reunieron con la Pastoral Social
Siguiente Los estrenos de la semana