La familia Rosso considera “injusta” la condena

“Pareciera que es negocio matar gente en este país”, aseguró Mauricio Casas, hijo y hermano de Yamila y Silvina Rosso.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora -integrado por los jueces Darío Bellucci, Juan Manuel Rial y Victoria Ballve- condenó a 18 años de prisión a Alberto Pérez, conocido como el Loco Cacho, por el asesinato de Silvina y Yamila Rosso, que tuvo lugar en Sarandí hace casi cuatro años. La familia de las víctimas consideró que “fue injusta” la condena.

Yamila y Silvina Rosso fueron baleadas en diciembre de 2014  por Pérez, quien tras  el ataque se dio a la fuga. Era uno de los juicios más esperados, por lo emblemático del caso, pero la sentencia no dejó conforme a la familia de las mujeres. “Pareciera que es negocio matar gente en este país. La verdad que me parece injusta la condena y sólo me genera dolor este resultado”, indicó Mauricio Casas, hijo y hermano de las víctimas.

“Leyendo fallos de este tribunal (TOC 9), vi que un caso por robo, al imputado le dieron 16 años. Acá, por matar a dos mujeres le dan  18. No lo entiendo”, manifestó el joven en diálogo con Info Región, quien anticipó que apelarán la sentencia. “Con 18 años no me puedo quedar tranquilo. Mi sobrino en 18 años se va tener que cruzar con el asesino de la madre”, graficó.

En esa sintonía, el abogado de la parte damnificada, Juan Manuel Combi, advirtió que “desde el punto de vista de la causa que se estaba investigando y de la prueba que se tuvo acreditada, la pena no guarda proporción con el hecho que se cometió”. “Hay que tener en cuenta que mató a dos mujeres y lo que significa eso en este país, en el contexto de violencia de género”, sostuvo.

“Creo que se tuvo que haber valorado de otra manera todos los agravantes por parte del Tribunal. La pena claramente nos resulta escasa en relación a los hechos”, agregó el letrado, quien también es director legal de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). “No hubo arrepentimiento del imputado ni se los escuchó pedir disculpas”, sentenció.

Este martes, Pérez fue condenado a 18  años de prisión. “El Loco Cacho” asesinó a balazos a Silvia y Yamila Rosso, el 28 de diciembre de 2014. El móvil del terrible hecho habría sido una discusión originada por la disputa de un pasillo compartido en un PH de Avellaneda, pero durante el juicio testigos hablaron de actitudes violentas de este hombre en su vínculo con las mujeres. Después del doble homicidio, el hombre, que en ese momento tenía 53 años, escapó y estuvo prófugo hasta que lo detuvieron casi un año después en Brasil.

Previo La actividad económica cayó 2,7%
Siguiente Corte frente a Tribunales para pedir justicia por Iván Echeverría