Caso Liendo: Pidieron 30 y 20 años para los acusados

El fiscal Jorge Bettini lo solicitó para Ítalo Ariel “Cebolla” Romeo y Pablo Luis Russo.

Este jueves se llevaron a cabo la primera parte de los alegatos en el marco del juicio por el crimen del custodio privado Pablo Liendo, que concluirán el próximo jueves por disposición del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora.

El fiscal Jorge Bettini pidió la pena de 30 años para Ítalo Ariel “Cebolla” Romeo y 20 para Pablo Luis Russo, ambos acusados del asesinato ocurrido en un intento de robo el 12 de mayo de 2016 en Remedios de Escalada.

Bettini solicitó la pena para el imputado apodado “Cebolla” por “homicidio en ocasión de robo con arma de fuego” y “tentativa de homicidio”. Para Russo pidió la condena por las mismas acusaciones más el delito de falsa denuncia del robo de su auto aunque consideró como atenuantes que no posee “condenas firmes” y que “ayudó en el esclarecimiento del hecho”. Romeo, en tanto, cuenta con antecedentes penales.

“A criterio de la fiscalía, se comprobó el hecho y los dos acusados deben ser condenados”, manifestó el fiscal, quien precisó que “el día del hecho Russo, Romeo y por lo menos dos personas más, actuando en conjunto con reparto de roles, de manera violenta e intimidatoria y con arma de fuego, intentaron apoderarse del dinero de la empresa financiera que apuntaron como objetivo”.

“Un miembro de la banda, probablemente Romeo, descendió armado de la moto en la que se trasladaba mientras el resto esperaba alerta y expectante la huida. En el medio, Romeo disparó y último a Liendo”, evaluó. En el hecho habrían participado, por lo menos, dos personas más que continúan prófugas. Fueron identificados como “Bondiola” y “Oreja/Orejón”.

Rechazo

Bettini rechazó la versión de la familia de Russo, quienes sostuvieron que el imputado fue llevado al lugar “engañado” y que posteriormente fue “obligado” a huir del lugar con Romeo a bordo de su vehículo.

“Russo, Romeo y Bondiola eran vecinos de Gerli y planearon el robo. Russo llevaba una vida errática”, aseveró y se refirió a las fotografías en Avellaneda que implican a los tres, tras el homicidio.

“Por más que quiera valerse de la falta de imagen de su rostro y huellas dactilares, el juicio determinó que Romeo era barra, compartía vecindad con Russo y otras andanzas a bordo de la moto vinculada al hecho”, apuntó el fiscal en relación a la declaración de un policía que lo detuvo tras una persecución policial en Lomas de Zamora.

Próxima audiencia

La próxima semana, los jueces José Ignacio Polizza, Daniel Mazzini y Susana Silvestrini, escucharán los alegatos del resto de las partes que todavía faltan exponer.

Previo Lanús quiere sumar otro triunfo ante Tigre
Siguiente Temperley quiere seguir por el buen camino ante Instituto