Bullrich insiste: “Estamos en condiciones de hacernos cargo de ese operativo”

“El Presidente pensó que este clásico tenía que empezar a normalizar el fútbol argentino", sostuvo sobre el planteo de Mauricio Macri.

Un tuit del presidente Mauricio Macri marcaba ayer el inicio de un debate que aún persiste. El jefe de Estado anunciaba que la hinchada visitante podría acceder a los partidos entre River y Boca por la final de la Copa Libertadores. Hoy, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ratificó que la posibilidad existe.

“Lo que vamos a vivir los argentinos en unas semanas es una final histórica. También una oportunidad de demostrar madurez y que estamos cambiando, que se puede jugar en paz. Le pedí a la Ministra de Seguridad que trabaje con la Ciudad para que el público visitante pueda ir”, anunció Macri a través de Twitter.

Hubo un “no” de la Ciudad de Buenos Aires, pero una reunión entre los ministerios de Seguridad porteño y de la Nación abrían nuevamente la posibilidad. Finalmente, la decisión será de los clubes. Pese a que hubo trascendidos sobre una negativa, aún resta que se oficialice.

Bullrich apuntó que pese al acuerdo entre los funcionarios los clubes “empezaron a poner peros”. “Nosotros le decimos a los presidentes de los clubes, a la Conmebol y al pueblo argentino, que estamos en condiciones de hacernos cargo de ese operativo”, manifestó.

“Tuvimos la experiencia de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que fueron muy positivos, y el Presidente pensó que este clásico tenía que empezar a normalizar el fútbol argentino”, aseguró la funcionaria. “Nosotros sí estamos preparados, la Argentina sí está preparada, y veremos si los clubes aceptan que esto es importante y toman esta decisión que les hemos planteado”, apuntó.

El 11 de junio de 2013, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) confirmaba que los partidos que restaban de esa temporada de todas sus categorías se jugarían sin público visitante, después los episodios de violencia en Estudiantes-Lanús, que dejaron un hincha muerto y otro gravemente herido. El Ascenso, en tanto, ya sufría desde hacía tiempo las tribunas vacías: la parcialidad de la visita dejó de ingresar a las canchas luego el asesinato de Daniel Cejas, de Tigre, tras la Promoción con Chicago, en 2007.

Previo Complicaciones con las líneas 112, 165 y 243
Siguiente Para Solá, Bullrich se maneja con una “irresponsabilidad inexcusable”