Final de la Copa Libertadores: 10 y 24 de noviembre, sin visitantes

La medida se consensuó este mediodía, luego de una reunión de los presidentes de Boca y River, Daniel Angelici y Rodolfo D'Onofrio, respectivamente.

La Asociación de Fútbol Argentino (AFA) confirmó que los partidos de la final de la Copa Libertadores se jugarán el 10 y 24 de noviembre, a las 17, sin público visitante.

La medida se consensuó este mediodía, luego de una reunión de los presidentes de ambos clubes, Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, en la Asociación del Fútbol Argentino en la que participó Claudio Tapia.

Coincidieron en que, a pesar del atractivo local e internacional que genera el superclásico argentino con presencia de sus dos parcialidades, dicha medida “puede generar inconvenientes para los socios de ambos clubes”. “Además de los 4.000 lugares destinados para los hinchas visitantes, se deberían restringir otras miles de ubicaciones para adaptar los pulmones de seguridad, acotando así considerablemente el espacio disponible para el público local”, apunta el comunicado de la AFA.

La ministra de Seguridad, Patricio Bullrich, cruzó a los presidentes de Boca y River por el veto al impulso del presidente Mauricio Macri para que haya público visitante en las finales de la Copa Libertadores.

“¿Vamos a tener un G-20 y no vamos a poder dominar un River -Boca? Estamos en condiciones de hacernos cargo de la seguridad del partido, pero si los clubes no quieren por cuestiones de plata o entradas es cosa de ellos”, remarcó Bullrich en una conferencia de prensa en el playón de la Dirección Logística de la Gendarmería Nacional, en el Edificio Centinela porteño. En ese contexto, agregó que “la Argentina parece el mundo del revés” porque se “atacó” al Presidente por “preguntar” si estaban dadas las condiciones para que esa histórica serie final tenga público de ambas hinchadas.

El 11 de junio de 2013, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) confirmaba que los partidos que restaban de esa temporada de todas sus categorías se jugarían sin público visitante, después los episodios de violencia en Estudiantes-Lanús, que dejaron un hincha muerto y otro gravemente herido. El Ascenso, en tanto, ya sufría desde hacía tiempo las tribunas vacías: la parcialidad de la visita dejó de ingresar a las canchas luego el asesinato de Daniel Cejas, de Tigre, tras la Promoción con Chicago, en 2007.

Previo Viñuales: “No hay lugar para dirigentes funcionales a Cambiemos”
Siguiente De local, Talleres buscará una nueva victoria