Endurecen restricciones, de cara a la final de la Libertadores

Se creó el programa Tribuna Segura y se ampliaron las restricciones para quienes ingresen en las canchas.

Los partidos de la final de la Copa Libertadores se jugarán el 10 y 24 de noviembre, a las 17, sin público visitante. En este marco, el Gobierno endureció las medidas de seguridad. A través de dos resoluciones publicadas este miércoles en el Boletín Oficial, el Ejecutivo amplía las condiciones a partir de las cuales los hinchas no pueden ingresar a los estadios y crea el programa Tribuna Segura.

La primera de las normativas señala que “compete al Ministerio de Seguridad, conforme a lo establecido en la Ley de Ministerios (TO Decreto N° 438/1992) y sus modificatorias, y en la Ley de Seguridad Interior N° 24.059, resguardar la libertad, la vida y el patrimonio de los habitantes, sus derechos y garantías y entender en la determinación de la política criminal y en la elaboración de planes y programas para su aplicación, así como para la prevención del delito”. “(La cartera dirigida por Patricia Bullrich) Podrá preventivamente por razones de interés público y atendiendo a razonables pautas objetivas debidamente fundadas, restringir la concurrencia a espectáculos futbolísticos a toda persona que considere que puede generar un riesgo para la seguridad pública”, apunta.

Plantea como necesario ampliar los “supuestos para optimizar la aplicación de dicha herramienta preventiva”. Es por esto que se podrá restringir la concurrencia a toda persona que se encontrare imputada, procesada o condenada, respecto de delitos que hayan sido cometidos en el marco de la Ley N° 23.184 y sus modificatorias; haya sido condenada por delitos dolosos con pena de reclusión o prisión y que la Autoridad de Aplicación entienda que razonablemente pueda crear un riesgo concreto en el espectáculo futbolístico; se encontrare imputado en cualquier actuación contravencional en el marco de un espectáculo futbolístico, ya sea antes, durante o después de la disputa del encuentro; hubiere tenido conductas violentas contra las personas o las cosas y/o dificulten el normal desenvolvimiento de un espectáculo futbolístico.

También afecta a quienes trasladándose hacia o desde un estadio deportivo, en ocasión de un espectáculo futbolístico y que con motivo de dicho traslado cometan acciones violentas contras las personas o las cosas, generen desordenes y/o alteren el orden público, o utilizaren servicios de transporte de pasajeros no registrados o habilitados por la autoridad competente; se encontrare imputada, procesada o condenada por delitos previstos y reprimidos en la Ley Nº 23.737 y sus modificatorias, cometidos con motivo o en ocasión de un espectáculo futbolístico.

La norma aclara que “la restricción de concurrencia se aplicará por un período no menor a tres meses y no mayor a 48 meses, teniendo en cuenta en cuenta la entidad y relevancia de los hechos que fundamentan la medida. En los casos de hechos gravísimos la restricción de concurrencia podrá ser establecida por plazo indeterminado”. “La restricción de concurrencia aplicada podrá prorrogarse por períodos análogos en caso que subsistan los presupuestos que dieron fundamento a su imposición”, aclara.

En la segunda resolución, se crea el programa Tribuna Segura el ámbito del Ministerio de Seguridad, destinado al control de acceso e ingreso, y fiscalización de entrada a estadios de fútbol en ocasión de la disputa de un encuentro futbolístico en el ámbito del territorio nacional.

La Asociación de Fútbol Argentino (AFA) confirmó esta semana que los partidos de la final de la Copa Libertadores se jugarán el 10 y 24 de noviembre, a las 17, sin público visitante. La medida se consensuó en una reunión de los presidentes de ambos clubes, Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, en la AFA.

Coincidieron en que, a pesar del atractivo local e internacional que genera el superclásico argentino con presencia de sus dos parcialidades, dicha medida “puede generar inconvenientes para los socios de ambos clubes”. La ministra Bullrich cruzó a los presidentes de Boca y River por el veto al impulso del presidente Mauricio Macri para que haya público visitante en las finales de la Copa Libertadores.

El 11 de junio de 2013, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) confirmaba que los partidos que restaban de esa temporada de todas sus categorías se jugarían sin público visitante, después los episodios de violencia en Estudiantes-Lanús, que dejaron un hincha muerto y otro gravemente herido. El Ascenso, en tanto, ya sufría desde hacía tiempo las tribunas vacías: la parcialidad de la visita dejó de ingresar a las canchas luego el asesinato de Daniel Cejas, de Tigre, tras la Promoción con Chicago, en 2007.

 

Previo Trabajadores de Canale siguen con el acampe para "evitar el vaciamiento"
Siguiente Crimen y misterio en Guernica