“Buscan demonizar a los trabajadores”, advierten desde UPSA

El secretario general de la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales, Rubén Fernández, apuntó contra el Gobierno.

El paro en Aerolíneas Argentinas fue anunciado la semana pasada y el mismo viernes, la empresa canceló todos los vuelos. Desde UPSA apuntan contra el Gobierno porque consideran que intentan “justificar el vaciamiento”.

El secretario general de la Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA) Rubén Fernández, acusó este lunes al Gobierno de “buscar el conflicto” en Aerolíneas Argentinas. “Lo que están buscando es el conflicto, es demonizar a los trabajadores para justificar el vaciamiento y achicamiento de Aerolíneas”, aseguró.

En declaraciones a la prensa, Fernández rechazó que la línea aérea de bandera esté “virtualmente quebrada”, como señaló su presidente, Luis Malvido. El funcionario consideró –el viernes- que “hay una motivación política” detrás  del paro de este lunes. Y definió a Aerolíneas como “una empresa prácticamente quebrada” que tiene que “mes a mes pedir dinero al Estado” para pagar los sueldos.

Hoy, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, apuntó contra los dirigentes sindicales y advirtió que el conflicto podría derivar en un “achique” de la empresa.  “Hoy Aerolíneas Argentinas no está volando y las otras compañías sí; nuevamente estos señores que dicen representar a la gente y defender a Aerolíneas lo que están haciendo es afectarla. A pesar del paro, los empleados todos los días le ponen mucha garra para que Aerolíneas funcione bien. Pero lamentablemente después vienen los delegados sindicales y a la gente que trabaja les dicen que no pueden trabajar más, con las actitudes patoteriles a las que estamos mal acostumbrados”, afirmó.

En relación a las advertencias de los sindicatos de que el Gobierno quiere desprenderse de Aerolíneas, Dietrich resaltó, entre otras cosas, que “en los últimos tres años, la empresa tiene 18 rutas más” y “ocho aviones más hoy que en el 2015 y el récord de puntualidad”. Sin embargo, afirmó que “hay que trabajar juntos (con los gremios) en mayor productividad, no en echar gente”. “Si la respuesta es no, inevitablemente llega esto a un achique de la compañía. Achique de la compañía es, por ejemplo que el año que viene hay dos aviones que vamos a devolver porque es muy difícil competir en los vuelos internacionales. Vos volás a Italia y competís con Alitalia. Si el piloto de Alitalia duerme una noche acá cuando viene a Buenos Aires y el piloto de Aerolíneas duerme tres noches en Roma, es muy difícil competir así”, sostuvo.

Por último, explicó que el Gobierno no dictó la conciliación obligatoria “porque es por un tiempo, termina y el problema lo tenés” y contó que en las nuevas empresas, los empleados “no quieren formar parte de estos sindicatos porque saben que son parte del problema”. “Argentina tiene una oportunidad enorme para seguir desarrollando su mercado aéreo. Lo que estamos haciendo es lo que hicieron todos los países del mundo”, concluyó.

Previo Macri admitió “fallas” en la organización de partidos
Siguiente El dólar subió casi un peso