Por la crisis, CETA cierra a fin de año

“Se ha vuelto imposible sostener una sala de teatro independiente”, advierten desde el teatro de Banfield. De todos modos aclara, “CETA cierra pero no para”.

Pagar el alquiler, la luz, el agua, el gas, mantener un espacio en condiciones para recibir al público y poder brindar talleres se convirtió en una misión imposible para muchos espacios culturales. En este escenario, el teatro CETA de Banfield anunció que a fin de año cierra sus puertas.

El dolor y la impotencia se perciben las palabras que eligieron para comunicar la decisión. Pero la esperanza y la ilusión de poder revertir la situación también dicen presente. Se percibe lucha, ganas de seguir y así lo advierten: “CETA cierra pero no para”. “Seguiremos proyectándonos como un colectivo de artistas”, avisaron.

“Les queremos contar que después casi 16 años de trabajo, esfuerzos, planes de emergencia, dos mudanzas y mil aventuras Ceta Teatro cierra sus puertas este fin de año”, anunciaron días atrás. “Sería una obviedad hablar de la crisis que atraviesa nuestro país (bah, el mundo en general) y lo difícil que se hace pagar un alquiler, la luz, el gas, el agua, la comida… todo eso que ya saben porque nos pasa a todxs. Es hoy nuestra realidad cotidiana. Proyectar y sostener una sala de teatro independiente no es una tarea sencilla, nunca lo fue, pero en medio de esta coyuntura se ha vuelto imposible”, advierten.

El comunicado señala: “Durante todos estos años trabajamos desde el deseo aprendiendo a reinventamos y resurgir una y otra vez”. “Hoy nuestro deseo y nuestras fuerzas no alcanzan para sostener el espacio físico que comprende Ceta Teatro por eso hemos decidido dejar de luchar contra ese gigante que es el sistema (quien, a decir verdad, nunca nos quiso mucho). Seguiremos proyectándonos como un colectivo de artistas cuyo motor es martillar esta realidad con nuestro oficio y construir desde nuevas perspectivas”, apunta el comunicado.

“Queremos seguir haciendo teatro, seguir encontrándonos con lxs compañerxs, esxs que terminan siendo nuestra familia. Queremos seguir creando nuevos mundos posibles. Vamos a seguir siendo esa red de personas convencidas de que el arte salva y que esta es nuestra trinchera desde la cual resistimos y batallamos”, señalaron desde el espacio cultural ubicado en la avenida Alsina 963 de Banfield.

Para cerrar el año propone espectáculos y fiestas. “Están formalmente (ah re) y cariñosamente invitadxs a cada viernes o sábado que queda a disfrutar de la programación de Ceta, o a cualquier tardecita para tomar un mate o un licuado o un vaso de agua”, convocan. Y serán las últimas visitas a este espacio entrañable, que supo recibir a muchos artistas locales y a los vecinos.

Previo Temperley quiere volver al triunfo en su visita al Gallo
Siguiente El Granate no pudo con Estudiantes