La categoría 2010 de Banfield obtuvo el bicampeonato

El técnico, Agustín De Oliveira, hizo hincapié en los “aspectos formativos de los chicos” luego del bicampeonato obtenido por el equipo.

Banfield tiene un futuro más que prometedor. La categoría 2010 de fútbol infantil volvió a coronarse con el título de la Copa de Campeones correspondiente a la Asociación Deportiva Infantil de Almirante Brown (ADIAB) tras vencer 5-2 a Juventud Obrera de Turdera.

El director técnico Agustín De Oliveira, en diálogo con Info Región, valoró el bicampeonato obtenido por los chicos, aunque dejó en claro que “no es el objetivo central”. “Dentro del club y con la estructura de trabajo que manejamos, nuestra idea es acompañar siempre a los chicos para que lleguen a jugar en cancha de once. Apuntamos tanto a la formación de personas como a la de jugadores profesionales, para que puedan llegar a jugar dentro de la institución”.

El campeonato

La categoría 2010 logró quedarse, por segundo año consecutivo, con el título de la Copa de Campeones de la ADIAB. El entrenador aclaró que era algo “a lo que se podía apuntar” por el título conseguido el año pasado, y por el segundo puesto en el campeonato anual de 2018. Sin embargo, De Oliveira recalcó que los resultados “están en segundo plano” para el trabajo que realiza, ya que apuesta “a la formación de jugadores” como objetivo principal, donde se trabaja “la técnica individual y el trabajo en equipo”.

“Para llegar al punto de jugar en once, apuntamos a la formación técnica y coordinativa individual. Ahí los chicos comienzan a comprender y asimilar las distintas conceptualizaciones que uno le puede llegar a bajar. Ese trabajo lo vamos complejizando en cuanto a las situaciones de juego, siempre trabajando de manera aggiornada a lo que se pide en cancha de once”, comentó.

Y agregó: “La categoría fue formada originalmente desde la escuela de fútbol, desde el área recreativa, para después pasar al grupo de competencia. Siempre intentamos trabajar, en esas edades, la técnica individual, y lógicamente los valores como personas y como jugadores. Hay que recordar que son chicos, y eso es esencial a la hora de los distintos momentos de trabajo”.

La formación

Si bien se sumaron algunos chicos en el último año, la categoría 2010 apostó a la conformación de un grupo que ya se conoce de memoria. En ese sentido, De Oliveira remarcó “el compañerismo y la unión” que tienen estos jugadores. “Tratamos de fomentarle a la familia que sean unidos y que vayan juntos a todos lados, fortaleciendo ese punto”, completó.

“Como base, apostamos a un buen entrenamiento. Las categorías que más resultados nos dieron fueron las que mayor trabajo tienen en la semana. Nosotros, desde ahí, podemos trabajar lo técnico y lo futbolístico, y de ahí surgen los mayores resultados. Los chicos se empiezan a conocer y juegan de memoria. Nada es casual”, recalcó el técnico. Y añadió: “Todo es causal del entrenamiento de la semana, de las familias que acompañan a jugar llueva o truene, y la capacidad de los chicos de comprender lo que pedimos con el profe”.

El proyecto

De Oliveira, quien destacó varios nombres de la estructura de trabajo, resaltó “el apoyo de las familias” como un pilar fundamental, haciendo hincapié en los chicos y “los malos vicios” dentro del fútbol, en cuanto a la exigencia de los padres. “Sin dudas, socialmente estamos atravesados por esa temática. Cada vez que llega una familia a la institución, les planteamos cuáles son los objetivos y cuál es la manera de trabajar. Nosotros apuntamos a la formación del chico como persona y como jugador. Después, el resultado pasa a segundo plano. Que pueda jugar en once o no, ganar, empatar o perder. El fútbol tiene tres resultados y hay que asimilarlos como tal”, explicó.

¿Cómo es el trato con la gente nueva que llega al club? “Si se adaptan y se aggiornan a nuestra manera de trabajo, sabiendo que lo principal para nosotros es que se diviertan, serán bienvenidos. Si no, tendrán que buscar otro lado porque nosotros no aceptamos tener esos manejos y esos vicios del fútbol dentro de la institución. Queremos empezar a cambiar el ambiente, y hay que comenzar por casa. Uno puede ganar, empatar o perder, pero lo importante es divertirse”, apuntó De Oliveira.

Finalmente, el técnico destacó la labor de muchos integrantes de la escuela de fútbol, desde Sesbastián Dodi hasta Alexis Pardi. Además, valoró el apoyo de las familias para acompañar a los chicos en los partidos y a todos los profesores de la tira recreativa.

Previo Armas: justifican los cambios en el protocolo policial
Siguiente Macri: "Por primera vez le estamos dando voz a las víctimas"