Crimen de Darío Ávalos: comenzó el juicio por jurados

Miguel “Poti” Lomeña y Gastón “Narigón” Olivera están acusados por el homicidio. Es el tercer juicio por este hecho.

El juicio por jurados por el homicidio de Darío Avalos y las tentativas de homicidio de Dionisio Fernández y Andrés y Alcides Nogueira comenzó el martes y hoy se realizó la segunda audiencia, en la que varios de los testigos admitieron tener miedo a represalias por parte de los integrantes de la UOCRA imputados.

Se trata del tercer juicio por el hecho ocurrido el 11 de marzo de 2014 en frente de un obrador de Villa Fiorito. Vale recordar que se trata de un juicio por jurados, motivo por el que ellos definirán su culpabilidad y luego será el juez Roberto Lugones, presidente del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora, el que defina la pena, si los imputados son encontrados culpables.

Ellos son Miguel “Poti” Lomeña y Gastón “Narigón” Olivera, quienes afrontan la acusación por “homicidio agravado por el concurso real premeditado de dos o más personas” y por “homicidio calificado en grado de tentativa premeditado por el concurso real de dos o más personas”. Ambos pertenecían a la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y son señalados por el ataque a obreros que reclamaba por sus puestos de trabajo hace ya cuatro años.

En la audiencia de este miércoles declaró un perito forense de la morgue judicial de los Tribunales de Lomas, quien estuvo a cargo de la autopsia y el informe forense del cuerpo de Ávalos. “El cuerpo tenía una herida de arma de fuego. El orificio de entrada del proyectil fue por la espalda e hizo trayectoria por el pulmón izquierdo y salió por debajo de la clavícula”, precisó el médico. Señaló que la herida generó “una hemorragia interna muy fuerte” que le provocó la muerte.

Más tarde, declaró un testigo del ataque. “Yo fui a pedir trabajo porque me dijeron que estaba pidiendo gente y nos corrieron a los tiros”, recordó el hombre de 26 años, quien detalló que fueron “entre 80 y 100 disparos los que tiraron”.

“Desde que me citaron a declarar, no puedo ni dormir a la noche porque todavía escucho los tiros en mi cabeza”, admitió el hombre, con la voz entrecortada, y aclaró que los presuntos agresores “tiraron a matar” en el marco de una “emboscada”. Según describió, un grupo bajó de varios vehículos en Camino de la Ribera Sud, frente a la obra en construcción donde permanecían hace varios días haciendo ollas populares, y comenzaron a dispararles.

“Cuando empezamos a correr, del lado contrario a Puente La Noria, al terminar el muro que está alrededor de la empresa, nos estaban esperando para tirarnos. Ahí lo vi a Poti (entre otros) arrodillado tirándonos a matar”, aseguró antes de alertar que teme por su vida la de su familia por posibles represalias de parte de los acusados.

Otro de los compañeros de la víctima planteó: “Por un amigo que vivía en el mismo barrio que ellos (por los presuntos agresores), supimos que habían planificado la muerte de algunos de nosotros un día antes”, manifestó. En consonancia con lo expuesto por el testigo anterior, señaló: “Ellos nos tiraron para que corramos a un lado donde nos estaban esperando más tipos armados apostados para tirarnos”.

Según expresaron los testigos, “el Narigón” sería uno de los que llegó junto a otro grupo de personas que descendieron de su vehículo y empezaron a disparar, mientras que “Poti” se habría “escondido” al final de paredón.

También dijo temer por su vida y por la de su familia. Denunció, en ese marco, que recibió amenazas de parte de los imputados. “Estoy muy asustado y hoy me estoy mudando de mi casa. Esta gente está acostumbrada a apretar y se maneja así. Tengo miedo de que me maten”, admitió.

El juicio continuará mañana y el viernes, los integrantes del jurado darán a conocer si el veredicto del caso será condenatorio o no.

Otros juicios

En julio de 2016, Alejandro Jara y Alberto Albornoz, integrantes de la Uocra seccional Lomas de Zamora, fueron condenados a prisión perpetua por el crimen de Ávalos, la tentativa de homicidio de otro albañil y las heridas recibidas por otros dos. En tanto, Javier y Héctor Cabrera, Oscar Chuquimia y Carlos Cáceres, también integrantes del gremio, fueron condenados a 4 años y 6 meses de prisión por homicidio en agresión.

El 19 de junio del año pasado, fueron condenados a perpetua –en un segundo juicio- Héctor Cabrera, Jonathan Vega y Sergio Fernández (quien había sido beneficiado con la prisión domiciliaria por una enfermedad pero fue detenido nuevamente el mes pasado), el primero como actor intelectual del crimen y los otros dos como actores materiales del asesinato.

 

 

 

 

 

Previo Comenzó a funcionar la nueva Guardia del Lucio Meléndez
Siguiente Marroquinería-calzado y curtiembres, los más afectados por la crisis