Clubes de barrio, en jaque por los tarifazos y la crisis

Desde FECEAS advierten que la situación es preocupante y remarcan que no reciben “ayuda de nadie”. Recibieron facturas de gas “impagables”.

Los clubes de barrio se vieron azotados por el impacto de las tarifas de los servicios durante los últimos años. Algunos han cerrado sus puertas, otros tuvieron que modificar su forma de trabajo y todos tuvieron que disminuir el consumo de luz, agua y gas.

Es una situación que afecta a todos los clubes. A los más grandes y también a los clubes de barrio, que cumplen una función social muy importante y cada vez tienen más dificultades para llevar adelante este rol. “No recibimos ayuda de nadie. Mandamos decenas de cartas a la Gobernación y nunca hubo una respuesta. Vemos una falta de sensibilidad muy grande ante los clubes y ante toda la gente que va a los clubes. Somos un sector que ayuda mucho en la parte social”, expresó en diálogo con Info Región Raul Melzi, referente de la Federación de Clubes y Entidades Afines del Sur (FECEAS), entidad que nació para en septiembre “para enfrentar la crisis”.

Melzi indicó que la situación “es realmente difícil y crítica” y remarcó que están “muy preocupados”. “No se valora nuestro aporte como sostén y complemento de la familia, la educación, la formación y el respeto, todos valores de una sociedad democrática y en transformación”, agregó.

Una de las opciones sería trasladar el costo de las tarifas a los socios y a aquellos que asisten a los clubes, pero son conscientes de la situación económica del país y entienden que podría ser contraproducente. “Hoy, decir que vamos a aumentar las cuotas un 10 por ciento es arriesgarnos a perder socios y ampliamos el problema”, señaló.

“La profunda crisis que estamos atravesando como sociedad ha transformado el deporte amateur y los ratos de esparcimiento en el club en un artículo suntuario. La economía doméstica obliga a cada familia a reducir sus gastos, y lógicamente el club es un gasto valioso para la familia, pero no imprescindible, apuntó Melzi.

Trabajo en equipo

El referente de FECEAS remarcó que todos los espacios que integran la federación están intentando encontrar soluciones en conjunto, aunque por ahora lo único que encontraron como paliativo es realizar grandes compras.

“Nos estamos juntando para hacer compras corporativas, elementos en conjunto de los clubes y tratar de pedirle al proveedor que haga esfuerzo y que nos baje el precio con una compra importante. Es lo único que estamos pudiendo hacer. Es algo que puede dar una ayuda pero no es una solución”, lamentó.

“Se hace casi imposible pagar”

A los clubes de barrio les ha “sorprendido una noticia desagradable”, que fue que los aumentos en las facturas de gas de octubre “se han incrementado con una escala superior al 90 por ciento”. “Esto genera una larga lista de inconvenientes, los que ponen en riesgo la continuidad de las actividades de todas estas instituciones, tan necesarias a la sociedad”, sostuvo Melzi.

“La imposibilidad de efectuar el pago de semejante aumento se debe a que, cuando se efectuó el consumo del servicio, el mismo se realizó a un valor mucho menor y  que además el aumento se aplique sin previo aviso y sobre un bien ya consumido, resulta muy parecido al irracional intento de cobrar aumentos retroactivos, situación que ya hemos vivido y lógicamente fue rechazada por toda la sociedad”, afirmó.

Previo Intendentes peronistas se oponen al adelantamiento de elecciones
Siguiente Para Acuña, Cristina “tiene la capacidad de influenciar en la unidad”