Conflicto y falta de acuerdo, el año de los gremios bonaerenses

Judiciales, estatales y docentes terminan el año sin acuerdo salarial. Profesionales de la salud acordaron, pero no fueron convocados en diciembre. Infraestructura, un tema que también queda pendiente.

Paros de 24, 48 y 72 horas se realizaron durante el año en distintos sectores. Trabajadores estatales, juidiciales, docentes y de la salud protagonizaron un año de lucha. El conflicto se mantuvo durante los 12 meses y pese a que se viven los últimos días del año, no hay tregua.

Tanto el Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, AMET, Sadop, Udocba y la FEB), la Asociación Judicial Bonaerense, Cicop (profesionales de la salud) como ATE bonaerense cierran un año para el olvido. Tres de los sectores no lograr cerrar la paritaria y los únicos que lo hicieron, Cicop, denunciaron que el gobierno de María Eugenia Vidal incumplió el acuerdo porque debía haber una convocatoria este mes.

En los primeros meses no se hablaba de aumentos ni porcentajes, pero el Gobierno sostenía que la inflación sería del 15 por ciento, motivo por el que lo salarios se ajustarían ese porcentaje. Finalmente, la predicción no se cumplió, pero la oferta no se modificaba. Cuando se hablaba de un incremento en el costo de vida superior al 45 por ciento, la Provincia cedió en su postura y planteó mejoras del 32 por ciento.

El secretario adjunto de ATE bonaerense, Carlos Díaz, justificó la negativa del gremio a las ofertas de Vidal porque se trataba de “incremento salarial a la baja”. “Es una decisión política del Gobierno que lamentablemente, durante el año apostó a dilatar los conflictos y mentir”, expresó.

En ese marco valoró “las medidas en conjunto llevadas a cabo con los demás gremios para tratar de frenar la profundización del ajuste”.

Desde la Asociación Judicial Bonaerense (ABJ), el secretario adjunto, Jorge Sotelo, indicó que durante este año “se bajó el poder adquisitivo de forma impresionante a toda la clase trabajadora” y “se profundizó la transferencia de ganancia a los sectores de mayor concentración económica”.

El 5 de diciembre, los judiciales recibieron la misma oferta que los trabajadores nucleados en ATE bonaerense y la respuesta de la AJB también fue negativa, por lo que al igual que loes estatales, terminan el año sin acuerdo salarial. “El Gobierno mostró claramente la creencia en el diálogo al no prestarse a la discusión paritaria. Así fue durante todo el año”, lamentó el gremialista, al tiempo que analizó que “ningún sector llegó a una discusión paritaria en serio, sino simplemente a una imposición de salarios y donde no hay una discusión de crecimiento necesario y sostenible”.

Desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), la secretaria gremial de Suteba, María Laura Torre, había expresado días atrás a este medio que “la política del Gobierno giró en torno dilatar el conflicto, sin acuerdo salarial, tratando de firmar salarios por decreto y sin acuerdo con la comisión de infraestructura”. El Gobierno bonaerense, ofreció a los docentes la misma propuesta que los estatales y judiciales. Ofrecimiento que fue rechazado por los maestros nucleados en el FUDB.

El presidente de CICOP, Fernando Corsiglia se sumó a las críticas de sus pares de ATE, AJB y del Frente de Unidad Docente, pese a que los profesionales de la salud si acordaron un aumento del 32 por ciento, debido a que tras el acuerdo “el Gobierno incumplió con el paso siguiente”. “El acuerdo duró poco porque la siguiente etapa, que era la convocatoria de diciembre no se realizó y por lo tanto los salarios quedaron depreciados en relación al costo de vida por la inflación”, manifestó.

“Cuando a un Gobierno la salud le importa muy poco, la persistencia del conflicto profundiza cada vez más la crisis que afecta al sector”, lamentó.

Infraestructura

Fue uno de los ejes de los reclamos de los distintos gremios, que este año atravesaron situaciones realmente críticas. En algunos casos, la tragedia golpeó a su puerta. Ese es el caso de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, quienes murieron por una explosión en la escuela 49 de Moreno.

“Esa explosión fue producto de la desidia y abandono del gobierno de (María Eugenia) Vidal. Queremos denunciar que el gobierno no está haciendo lo que debe, convertir las escuelas en lugares seguros y por eso vamos a seguir luchando”, aseguró Roberto Baradel, de Suteba, al cumplirse 90 días de la explosión, en el marco de un homenaje en Moreno.

En los hospitales, la situación fue similar. “Las condiciones en las que se desarrolla la atención sigue siendo muy deficiente y pintan de cuerpo entero la situación. En el hospital Oñativia hubo un incendio y recordemos lo que pasó en el Hospital Evita”, recordó Corsiglia como algunas de las situaciones más graves. El 17 de diciembre, 180 pacientes  del hospital materno-infantil de Rafael Calzada debieron ser evacuados por un incendio; el 16 de agosto, un paciente y un camillero cayeron por el hueco de un ascensor desde el quinto piso en el Hospital Evita de Lanús.

La Asociación Judicial Bonaerense se sumó a las quejas por las condiciones laborales tras la caída de un cielorraso en el Juzgado en lo Civil y Comercial 23 del Departamento Judicial La Plata. Advirtieron que es consecuencia de “la falta de inversión en infraestructura”.

Expectativas para el año que comienza

El año termina en conflicto y promete comenzar de la misma manera ya que la Provincia ofreció un 20 por ciento de aumento para el 2019, que fue rechazado de plano por todos los sectores. De hecho, docentes ya advirtieron que no comenzarán las clases (el 6 de marzo) de no haber acuerdo.

El Ejecutivo provincial planteó una mejora del 20 por ciento para 2019 (4% en enero, marzo, mayo y julio, y del 2% en septiembre y noviembre). La propuesta incluye una cláusula de actualización automática para el primer semestre, y una cláusula de revisión para el segundo semestre.

Previo En Lanús, el PJ bonaerense homenajeó a Manuel Quindimil
Siguiente Desafectaron a un jefe policial de Echeverría