Se cumplen dos meses del acampe de los trabajadores de Canale

"Estamos a la espera que el juzgado decrete la quiebra y nos entregue la fábrica", señalaron trabajadores despedidos.

Este 29 de diciembre se cumplen dos meses de acampe en la planta de Canale de Llavallol, que permanece cerrada desde hace bastante más tiempo. Los trabajadores emprendieron una lucha que, por el momento, parece dar resultado porque se conformó una cooperativa y aguardan que la Justicia les permita funcionar en esa misma fábrica que cuidan con recelo.

“Hoy 29 de diciembre se cumplen dos meses de acampe en la puerta de la fábrica, durante las 24 ha del día, y 5 meses sin cobrar un sueldo. Aquel 29 de octubre cuando fuimos despedidos sin ningún tipo de indemnización ni motivo, realizamos una Asamblea donde decidimos llevar adelante esta medida sabiendo el desafío que implicaba.
Nuestras convicciones siguen intactas, gracias a ello conseguimos la custodia de los bienes para que no nos terminen de vaciar. También logramos conformarnos en Cooperativa y ahora estamos a la espera que el juzgado decrete la quiebra y nos entregue la fábrica”, señala el comunicado difundido en las últimas horas.

Y agrega: “Nuestra Lucha, la de los Trabajadores Metalúrgicos de Canale Llavallol esperamos sea un faro para la Resistencia del Movimiento Obrero. Con Unidad y Organización podemos vencer”. Expresaron su agradecimiento a los trabajadores por la “solidaridad” y el “aguante”, y convocan a los gremios, al barrio y a las agrupaciones a seguir acompañándolos en su lucha. “Aquí seguiremos firmes hasta poder volver a mover las máquinas”, advierten.

A comienzos de este mes, los trabajadores de Canale conformaron una cooperativa de trabajo. El nombre elegido para llevar adelante el proyecto es Cooperativa de Trabajo Metalúrgica de Llavallol (COTRAMELL). Para ello, necesitaron reunir dos tercios de los operarios que fueron notificados de sus despidos a fines de octubre, una tarea difícil “por el desgaste”. “Costó mucho”, admitió Nicolás Macchi por ese entonces.

Vale recordar que en noviembre el juzgado Comercial de Catamarca falló a favor de los trabajadores de la fábrica metalúrgica Canale, al otorgarle la custodia de la planta ubicada en Llavallol. Tras conocer la medida, los empleados que fueron notificados de sus despidos a fines de octubre, ratificaron la lucha.

Previo Casi dos millones de turistas se movilizan por Año Nuevo
Siguiente Toth, sobre Argentina XV: “El llamado me tomó por sorpresa”