Demartini advierte que la idea  es “arriesgar y salir jugando”

El defensor de Temperley consideró que la pretemporada fue "muy buena" y confía en que el equipo pueda plasmarlo en la cancha.

Temperley ultima detalles para el reinicio de la Primera B Nacional y se plantea como objetivo “arriesgar y salir jugando”, advierte el defensor Nicolás Demartini, en diálogo con Info Región. El Gasolero tendrá su primer partido oficial del año este sábado, cuando visite a Quilmes,  por la fecha 14.

El zaguero remarcó que uno de los principales aspectos que trabajaron en la pretemporada fue “el juego por abajo y la salida con la pelota al piso”. Sin embargo, aclaró que la idea es “salir jugando siempre que se pueda”. “No tenemos que ser inocentes, de no poder hacerlo hay que buscar a los extremos”, explicó.

Fue claro. El objetivo es poder “plasmar en la cancha” todo lo que entrenan con el director técnico, Cristian Aldirico. Según dijo Demartini, la idea de juego que pretende “se vio en el tramo final del año”.  “La idea siempre es arriesgar y jugar por abajo. Eso es algo que mejoramos mucho en esta pretemporada”, remarcó el defensor ante la consulta de este medio. También comentó que trabajaron la defensa en línea, lo cual les exige “estar atentos a las precisiones que pueden tener los rivales”.

Por último, consideró que el balance de los trabajos preparativos fue “muy bueno”. “En los amistosos se vieron cosas positivas y mejoramos muchas cosas del juego”, concluyó Demartini.

Lo que sigue

Temperley volverá al ruedo este sábado desde las 19:10, cuando visite a Quimes en el marco de la fecha 14 de la Primera B Nacional. El Celeste concluyó el primer semestre en la decimosexta posición, con 15 unidades, y tiene como principal meta llegar a los puestos de reducido.

El Cervecero, por otra parte, se encuentra en zona de descenso. El conjunto dirigido por Leonardo Lemos cosechó 11 puntos y en la tabla solamente tiene debajo a Brown de Puerto Madryn y Los Andes.

Previo Cortave: "Tenemos que estar en el Reducido"
Siguiente Otra cara de la crisis: menos material para reciclar