“Se perdieron días fundamentales”, advierten docentes

Pasó enero y no hubo llamado. Sería en las próximas horas, pero desde Udocba aclaran que no hay certezas y cuestionaron la "falta de criterio" del gobierno bonaerense.

Tras acudir al Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, donde pidieron una convocatoria a paritaria “urgente”, desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) alertaron que “se perdieron días fundamentales” porque no hubo llamado en enero.

Los docentes de la provincia habían presentado un escrito previamente donde exigieron una reunión, por lo que fueron a la sede ubicada en la calle 115, de La Plata en busca de respuestas, aunque el resultado no fue favorable y todavía no hay fecha confirmada. “Evidentemente siguen haciendo oídos sordos, siguen sin querer reunirse con los docentes”, expresó el secretario general de UDOCBA, Miguel Ángel Díaz, quien contó que los funcionarios “insistieron en que la convocatoria será en febrero pero con fecha incierta”.

En diálogo con Info Región, el gremialista consideró que “se perdieron días fundamentales para avanzar y poder resolver el problema”. “Un Gobierno con criterio tendría que tener esto resuelto no sólo por el sueldo docente sino también para garantizar las clases de los pibes”, señaló.

Ante la incertidumbre respecto a la fecha en que serán convocados, Díaz afirmó que “los antecedentes del Gobierno son lamentables”, por lo consideró que podría ser a fines de febrero. “Estamos muy preocupados porque vemos que vuelven a insistir con métodos fallidos. No tenemos fecha de paritaria y tal vez nos llamen a fines de febrero”, lamentó.

En la nota, los gremios pidieron también discutir “la actualización y formación docente, los programas socio educativos, la situación de los comedores escolares y la necesidad de crear cargos docentes y auxiliares en todas las escuelas”, entre otras demandas. También renovaron el reclamo por infraestructura, pero un hecho insólito sirvió para ejemplificar la situación: una delegación quedó atrapada en un ascensor. “Es un símbolo de la situación que están atravesando en el resto de la Provincia y en todas las escuelas”, consideró.

“La gente que trabaja ahí nos dijo que es algo que pasa siempre. Se supone que el Ministerio de Trabajo es el que debe inspeccionar a las empresas para garantizar las condiciones de trabajo y salubridad de los trabajadores pero no pueden garantizar ni que funcione un ascensor. Es un símbolo que lo que pasa y del Gobierno, que es un fracaso”, analizó.

Previo Otro viernes de protestas contra los tarifazos
Siguiente Temperley visita a Quilmes en la reanudación del Nacional B