Detuvieron al ex policía Amarilla, buscado desde hace seis años

Está acusado por el homicidio de Nicolás Vázquez, que tuvo lugar en Lanús en 2013. Tenía pedido de captura nacional e internacional.

Detuvieron al ex policía Héctor Amarilla, acusado de “homicidio agravado por alevosía y por su condición de policía”. Es por el asesinato de Nicolás Vázquez, que tuvo lugar el 25 de septiembre de 2013 en plano centro comercial de Lanús.

Fue detenido el domingo en la localidad de Rafael Calzada, informó la Gendarmería, fuerza a cargo del operativo.

El arresto se llevó a cabo durante un allanamiento de urgencia, realizado por efectivos del Comando Unificado de Fuerzas de Recaptura de Evadidos (Cufre) de Gendarmería, debido a que los pesquisas tras tomar conocimiento de que Amarilla estaba en ese domicilio.

Los investigadores sabían que el ex comisario había huido a Paraguay, aunque tomaron conocimiento de que una de sus hijas tuvo un hijo y existía la posibilidad que regresara al país a conocerlo. Por tal motivo, se montó una vigilancia en los lugares donde vive su familia y así se logró localizarlo y detenerlo.

Ahora, quedó ahora a disposición del fiscal 8 de Lomas de Zamora Nicolás Kazewski, a cargo de la causa, caratulada como “homicidio agravado por alevosía y por su condición de policía”.

El policía tenía un pedido de captura nacional e internacional desde 2014. La orden fue emitida el 1 de octubre de ese año por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. Además, había un pedido de recompensa desde 2015. Fue publicado en el Boletín Oficial el 16 de marzo de ese año, con la firma del entonces Ministro de Justicia, Julio Alak, en la resolución 448/2015. Un mes después, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación emitió un comunicado en el Programa Buscar que lleva adjunto un aviso con una foto del ex policía y los datos para proporcional “datos útiles”. En un principio, la recompensa era de 200.000 pesos pero ascendió a 500.000  con el correr de lo años.

El caso

Nicolás Vázquez (18) ingresó el 25 de septiembre de 2013 a un local de indumentaria deportiva ubicado en 9 de Julio y Oncativo, Lanús, se probó ropa y salió sin comprar nada. Al salir, fue perseguido por el acusado. A las dos cuadras Nicolás se frenó y le mostró que no tenía ninguna prenda robada. Uno de los testigos declaró que Amarilla le disparó. El cuerpo de Nicolás fue encontrado con un disparo en el cuello.

El policía argumentó desde un primer momento que se trató de un enfrentamiento, pero la familia insiste con que fue un caso más de “gatillo fácil”, porque las cámaras de seguridad muestran que Nicolás Vázquez estaba desarmado. En esa época Amarilla era el jefe de la comisaría 2 de Lanús y, según los voceros, se autolesionó de un disparo en una pierna para simular que había mantenido un tiroteo con el joven al que había matado.

Previo "Tuvimos un buen funcionamiento colectivo", destacó Prudencio
Siguiente Lanzaron Alternativa Federal con fuertes críticas y un llamado a superar la grieta