El pedido de justicia, a cinco años de la tragedia de Iron Mountain

Familiares de víctimas reclaman ser  reincorporados a la querella. Murieron ocho bomberos y dos agentes de Defensa Civil.

Al cumplirse mañana cinco años del incendio en el depósito de Iron Mountain, en el que murieron ocho bomberos y dos agentes de Defensa Civil, familiares de las víctimas reclaman ser reincorporados como querellantes en la causa penal que tiene procesados a 12 ex funcionarios del Gobierno porteño y cinco directivos de la empresa

La decisión de “quitar” a los familiares como querellantes en la causa por “incendio por estrago culposo seguido muerte”, que tramita en el juzgado en lo Criminal y Correccional 18, a cargo de Pablo Ormaechea, fue tomada por ese tribunal después de que las familias llegaran a un acuerdo económico con la empresa.

“Al sacarnos como querellantes lo que buscan es limitar la responsabilidad y evitar el juicio oral”, dijo a Télam Rolando Monticelli, papá del bombero Juan Matías Monticelli, uno de los fallecidos en el incendio del depósito del barrio porteño de Barracas. “Se trata de una interpretación del viejo código de procedimientos, que establece que si una de las partes llega a un acuerdo, de la índole que sea, ya no puede ser querellante. Nosotros apelamos y la Sala 5 de la Cámara ratificó el fallo de primera instancia; volvimos a apelar y desde mayo la decisión la tiene Casación”, explicó por su parte Miguel Arce Aggeo, abogado de las familias.

Se cumplen mañana cinco años de la tragedia. A las 8.15 del 5 de febrero del 2014, cuando las llamas ya habían tomado la totalidad del depósito de documentación, varias dotaciones de bomberos de la Policía Federal y los voluntarios de Vuelta de Rocha y de La Boca acudieron al depósito de Iron Mountain en Barracas.

Diez bomberos y rescatistas esperaban poder ingresar por una de las entradas, pero se encontraron con que el portón estaba herméticamente cerrado. Mientras esperaban órdenes y evaluaban la situación, una gigantesca pared de más de diez metros de alto se derrumbó sobre la vereda, consumida por las llamas que superaban con creces esa altura.

El impacto de los escombros acabó con la vida del comisario inspector Leonardo Day; de la subinspectora Anahí Garnica; de los cabos primero Eduardo Adrián Conesa y Damián Véliz; de los agentes bomberos Maximiliano Martínez y Juan Matías Monticelli; de José Luis Méndez Araujo del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Villa Domínico. También murieron Sebastián Campos y Facundo Ambrosi del Cuartel de Bomberos Voluntarios de Vuelta de Rocha, y el rescatista Pedro Báricolo de Defensa Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde hace cinco años, los cuarteles de bomberos de todo el país hacen sonar las sirenas a la hora exacta del derrumbe para recordar a los fallecidos.

Previo Advierten que la canasta escolar aumentó casi un 42%
Siguiente Para Bogino, el empate fue justo