La detención trajo alivio a la familia de Nicolás Vázquez

“Puedo decirte que podés descansar en paz”. Fue el mensaje de Anahí para su hermano, tras la detención de Héctor Amarilla.

Nicolás Vázquez, asesinado en 2013

Nicolás Vázquez tenía 18 años cuando fue asesinado de un disparo. El caso conmovió a la Región y su familia nunca bajó los brazos, realizaron movilizaciones, golpearon una y mil veces las puertas de los Tribunales de Lomas de Zamora e incluso llevaron su reclamo a La Plata. El pasado domingo, el acusado por el crimen del joven fue detenido y trajo algo de alivio al entorno de la víctima.

Anahí Vázquez utilizó su cuenta de Facebook para expresar las sensaciones que quedan tras  la detención del ex policía Héctor Amarilla y le habla a Nicolás. “Cinco años extrañándote, pasando fiestas y cumpleaños sin vos, aprendiendo a vivir con el dolor. Tenías 18 años, toda  una vida por delante. No te merecías esto, pero hoy puedo decirte que podés descansar en paz”, sostuvo.

“Siempre salimos a luchar por vos, contra  lo que venga. No íbamos a dejar las cosas tan fáciles”, alerta  la mujer que se puso en sus hombros el objetivo de que el crimen de su hermano no quede impune. “Siempre dije que iba con todo y contra todo”, recuerda Anahí.

Amarilla, quien está acusado de “homicidio agravado por alevosía y por su condición de policía”, fue detenido el domingo en la localidad de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown. El arresto se llevó a cabo durante un allanamiento de urgencia, realizado por efectivos del Comando Unificado de Fuerzas de Recaptura de Evadidos (Cufre) de Gendarmería, debido a que los pesquisas tras tomar conocimiento de que Amarilla estaba en ese domicilio.

Los investigadores sabían que el ex comisario había huido a Paraguay, aunque tomaron conocimiento de que una de sus hijas tuvo un hijo y existía la posibilidad que regresara al país a conocerlo. Por tal motivo, se montó una vigilancia en los lugares donde vive su familia y así se logró localizarlo y detenerlo.

Ahora, quedó ahora a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Nicolás Kazewski.

El policía tenía un pedido de captura nacional e internacional desde 2014 y había un pedido de recompensa desde 2015.

EL CASO

Nicolás Vázquez (18) ingresó el 25 de septiembre de 2013 a un local de indumentaria deportiva ubicado en 9 de Julio y Oncativo, Lanús, se probó ropa y salió sin comprar nada. Al salir, fue perseguido por el acusado. A las dos cuadras Nicolás se frenó y le mostró que no tenía ninguna prenda robada. Uno de los testigos declaró que Amarilla le disparó. El cuerpo de Nicolás fue encontrado con un disparo en el cuello.

El policía argumentó desde un primer momento que se trató de un enfrentamiento, pero la familia insiste con que fue un caso más de “gatillo fácil”, porque las cámaras de seguridad muestran que Nicolás Vázquez estaba desarmado. En esa época Amarilla era el jefe de la comisaría 2 de Lanús y, según los voceros, se autolesionó de un disparo en una pierna para simular que había mantenido un tiroteo con el joven al que había matado.

Previo Prieto apuesta por una “defensa sólida”
Siguiente La industria cayó 14,7% y la construcción 20,5% en diciembre