En enero, cerraron más de 2.500 locales cerraron en Capital y el Conurbano

El dato surge de un relevamiento de la ONG Defendamos Buenos Aires. Advierten que más de 10 mil personas perdieron su empleo.

El 2019 comenzó con gran preocupación para todos los comerciantes debido a la caída del consumo y el costo que genera afrontar el pago de los alquileres, las tarifas de los servicios y los impuestos.

Así lo refleja un relevamiento de la ONG Defendamos Buenos Aires, que señala que en el primer mes del año se cerraron 82 comercios por día en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. Según el informe, 2.536 locales dejaron de operar en enero y más de 10 mil personas perdieron su empleo.

“Fue un enero negro que nos dio un promedio de 82 cierres de locales por día. En promedio cada local tiene un dueño y tres empleados, lo que significa que se perdieron más de 10.000 puestos de trabajo. Es el peor número desde que comenzamos a hacer este relevamiento, hace cinco años”, señaló el abogado Javier Miglino, titular de la ONG. Participaron 120 colaboradores en el trabajo de relevar los datos.

Números de la Región

De acuerdo al relevamiento, Lomas de Zamora y Banfield fueron las ciudades donde más se sintió el impacto, con el cierre de 68 comercios. Luego aparecen Lanús (56 locales cerrados), Avellaneda (49) y Adrogué y Burzaco con 43 comercios menos.

Completan la lista Remedios de Escalada y Monte Grande, ambos con 39 locales cerrados, y el Barrio San José, con 26.

En diálogo con Info Región, desde las cámaras de comercio de Lomas, Brown y Avellaneda habían señalado días atrás que por la crisis son muchos los locales que están cerrando sus puertas.

“Salvo en el centro de Adrogué, que no es centro comercial grande como Lomas de Zamora, por ejemplo, en el resto del partido se empiezan a ver locales cerrados como no se veía hace mucho. No es a gran escala como en el 2001, pero ya hay comercios que no se pueden mantener”, explicó el presidente de la Cámara de Comercio de Almirante Brown, Martín Cao.

En Lomas de Zamora, el titular de la Cámara local, Alberto Kahale, planteó que la situación “se hace insostenible”. “Hay muchos locales vacíos en las principales calles de Lomas, como Laprida y Boedo. Acaba de cerrar una casa de deportes de la cadena Sport Line. El alquiler aumentó el doble y decidieron bajar la persiana”, lamentó Kahale. “El alquiler, los tarifazos, los aumentos de los empleados, el bono, sumado a la caída del consumo, hacen que la rentabilidad sea cada vez peor y los negocios tengan que cerrar”, advirtió.

En sintonía se expresó el titular de la Cámara de Comercio de Avellaneda, Roberto García Prada, quien indicó que en los centros comerciales de la zona “hay vacancias con locales en alquiler y en venta por la crisis”. “Los costos fijos y todas las pérdidas económicas influyen mucho. Estamos tratando de mantener el personal con sus puestos de trabajo pero la situación se hace cada vez más difícil”, manifestó.

Caída en las ventas

Asimismo, desde las cámaras también advirtieron que durante el primer mes del año las ventas tuvieron una contracción cercana al 30 por ciento.

“En enero volvimos a caer y no alcanzamos a recuperar las pérdidas de diciembre, donde habíamos levantado un escalón muy chico con respecto al mes anterior”, expresó García Prada.

Previo Cómo murió Emiliano Sala, según la autopsia
Siguiente El Gobierno busca la convocatoria a extraordinarias