Caso Alaniz: No pudieron ubicar al acusado en la escena del crimen

Seis testigos declararon en la segunda audiencia del juicio que se le lleva a cabo a Emanuel Sueldo. Contaron que “estaba asustado porque lo acosaban continuamente”.

En la segunda audiencia del juicio que se lleva a cabo en los Tribunales de Lomas de Zamora por el homicidio de Miguel Alaniz declararon varios testigos, pero ninguno pudo ubicar al acusado, Emanuel Sueldo, en la escena del crimen. Sin embargo, contaron que el hombre de 55 años “tenía miedo” porque era “acosado continuamente” por un grupo de personas.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora escuchó a seis personas, amigos y allegados a la víctima, quienes relataron el temor que sentía Miguel pero ninguno pudo ubicar a Sueldo en la escena. Alaniz fue apuñalado y prendido fuego en Hipólito Yrigoyen 8820 de Lomas.

Varios de los testimonios señalaron que el acusado fue “identificado por vecinos del barrio como el que mató a Miguel”, pero no pudieron ubicarlo esa noche en el lugar señalado. Cuatro testigos, de hecho, comentaron que vecinos les comentaron que el sospechoso “le contaba a todo el mundo que había matado al viejo” y “amenazaba a otro indigente con hacerle lo mismo”.

“Lo que él contaba es que lo agredían las personas en situación de calle que viven en la Plaza Gigera, estaba asustado porque lo acosaban continuamente”, señaló un comerciante de la zona que mantenía una amistad con Alaniz. Una mujer, que trabaja en un local gastronómico al que solía asistir la víctima para charlar, comentó que “en el último tiempo estaba golpeado” y le contó que “tenía miedo y dormía con un cuchillo bajo la almohada”.

Todos los testimonios coincidieron en que en el vídeo donde se ve el ataque a la víctima, el agresor es “una persona del género masculino, de un metro setenta y delgado”, pero  la cara del agresor “no es nítida”, por lo cual ninguno pudo asegurar que el imputado sea la misma persona del video.  

El juicio, que comenzó la semana pasada y tuvo este lunes su segunda jornada, continuará el 9 de abril. La audiencia fue convocada para las 10 y se espera que declaren más testigos.

El hecho

Miguel Alaniz tenía 55 años. Era un hombre en situación de calle pero tenía ganas de poder conseguir un trabajo estable y una vivienda. Se dedicaba a la venta de pañuelos descartables y otros objetos frente al banco Santander Río, ubicado sobre la avenida Hipólito Yrigoyen 8820 del centro de Lomas de Zamora. El 11 de abril de 2017, fue hallado muerto. Su cuerpo estaba carbonizado.

En principio se barajó la posibilidad de que se tratara de un accidente ocasionado por un cigarrillo, pero la causa dio un giro cuando se conocieron los resultados de la autopsia. El cuerpo de la víctima presentaba heridas punzo cortantes, por lo que se descartó la hipótesis del colchón prendido fuego de manera involuntaria. Las cámaras de seguridad de la zona fueron clave para identificar al presunto asesino.

Previo “Tenemos la confianza para enfrentar a cualquiera”, advirtió Mendoza
Siguiente “Hay una postura del oficialismo de no acompañar ningún proyecto de Cambiemos”