“Nos debíamos un triunfo así”, admitió Brítez Ojeda

El volante de Los Andes destacó la victoria ante Temperley, pero advirtió que aún quedan "tres finales", en la pelea por la permanencia.

Los Andes comenzó una nueva semana de trabajo tras haberse quedado el sábado con el clásico ante Temperley. El Milrayitas derroto 1-0 al Gasolero en un partido correspondiente por la fecha 22 de la Primera B Nacional y consiguió tres puntos valiosos en la lucha para mantener la categoría. “Nos debíamos un triunfo así”, aseguró el volante Marcos Brítez Ojeda.

“Para todos era un partido importantísimo. Sabíamos que si estábamos tranquilos y golpeábamos en el momento justo nos podíamos quedar con la victoria y por suerte conseguimos los tres puntos”, señaló. “Nos debíamos un triunfo así”, apuntó.

Además, el mediocampista destacó que tuvieron “un primer tiempo con mucha intensidad” y admitió que pese a “no poder sostener el ritmo en el complemento”, el equipo “estuvo muy ordenado en todo momento”. “Nos faltó un poco de juego y por momentos tranquilizarnos, pero los clásico hay que ganarlos como sea. En el segundo tiempo estuvimos cortos, nos cerramos bien y nos los dejamos pensar demasiado. Si bien ellos tuvieron la pelota, fue de tres cuartos hacia atrás. Hicimos bien las cosas”, analizó.

Lo que sigue

Con el triunfo ante el Gasolero, el Milrayitas sumó su tercera victoria consecutiva y consiguió tres puntos valiosos en la pelea por la permanencia. El conjunto comandado por Juan Carlos Kopriva sólo tiene por debajo a Quilmes en la tabla de promedios.

El experimentado volante sostuvo que pese a la “gran alegría” que significó el clásico, “el plantel no puede relajarse, porque quedan tres finales”. “Tenemos que seguir por este camino, no podemos aflojar. Vine con un objetivo y ojalá lo podamos cumplir. Todavía no logramos nada, esto es partido a partido. Ganamos un clásico que es hermoso, pero a partir del lunes hay que pensar en lo que viene”, subrayó Brítez Ojeda.

“Nos devolvió la confianza”

Desde la llegada de Kopriva al banco de suplentes, el equipo de Lomas de Zamora cosechó tres empates y tres victorias, y logró salir de la zona de descenso. El defensor Sebastián Valdéz aseguró que el entrenador le “cambió la cabeza al plantel”. “Nos devolvió la confianza que habíamos perdido”, reconoció.

En cuanto a la victoria ante el Celeste, remarcó que se fueron “con mucha alegría”, ya que era el encuentro que “todo el mundo esperaba”. “En estos partidos se juegan con el corazón. Hicimos un muy buen primer tiempo, después sentimos el cansancio y no pudimos sostener el ritmo, pero entendimos lo que teníamos que hacer”, concluyó Valdéz.

Previo Dos de los policías detenidos fueron liberados
Siguiente Apuestan a una reforma de la Carta Orgánica del BCRA