Una plazoleta de Llavallol lleva el nombre de un tripulante del ARA San Juan

Con la presencia de familiares y allegados, fue inaugurada en Llavallol la Plazoleta Cabo Principal Jorge Ariel Monzón en honor a uno de los tripulantes del submarino.

Una plazoleta de Llavallol lleva el nombre de uno de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan. Se trata de Jorge Ariel Monzón, quien era oriundo de la ciudad lomense. Familiares y funcionarios participaron de la emotiva ceremonia, que tuvo lugar esta tarde.

La plazoleta se encuentra en Pronzato y Charlone, a metros de la estación de trenes. Fue declarada de interés municipal en el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. De la ceremonia de inauguración participaron también distintas ONGs, funcionarios municipales y el artista local Carlos Oliva, encargado de realizar la placa conmemorativa.

En nombre de la familia, Jacqueline, hermana del tripulante, tomó la palabra. “Quiero agradecerle a todos por estar presentes y por este homenaje a mí hermano. Gracias por ser incondicionales”, expresó. “Hoy me falta una mitad de mi vida pero como me ven derrotada hoy porque estoy muy emocionada, voy a seguir luchando. Todos los responsables van a pagar. Jamás me van a ver derrotada. Siempre me van a ver firme”, agregó.

Voy a llegar a la verdad y los culpables van a pagar por el sufrimiento que estamos pasando y porque arruinaron 44 familias. Todos los días díganle a sus familiares cuánto los aman. Hasta el día de hoy sigo esperando a mi hermano”, expresó a continuación.

Por su parte, la concejala de Unidad Ciudadana Fabiana Alfaya resaltó que “la búsqueda de la verdad debe ser una política pública. “El compromiso tiene que renovar la esperanza de que va a haber justicia”, apuntó.

Su historia

Jorge tenía 38 años y nació en Llavallol, lugar en el que se crió y vivió hasta sus 25 años, para luego mudarse a la Costa Atlántica, puntualmente a Mar del Plata.

Su carrera en el submarino comenzó cuando a sus 25 años se mudó a la citada ciudad balnearia, donde se capacitó y empezó a trabajar en el área de comunicaciones del navío. Durante casi 13 años hizo varios viajes por distintos puntos del país, como Ushuaia y la Antártida.

Criado en una familia muy humilde, Jorge se involucró en esta profesión como una salida laboral para mantener y proteger a su familia. Desde chico fue una pieza importante en la casa, dándole una mano a su mamá, Laura, y a sus hermanas Jaqueline y Paola. Años más tarde conoció a Elsa González, su esposa, formó una familia y tuvo dos hijos: Abril, de 8 años, y Augusto, de 3.

Previo Las Conejas se quedaron con el duelo ante Belgrano
Siguiente Los Andes cayó en Santiago del Estero