Denuncian que el Evita es “inseguro”

Médicos del centro de salud reclaman inversión. Aclararon que las cámaras de seguridad no funcionan y no se cubrieron todos los cargos de cuidadores.

Trabajadores dela salud que se desempeñan en el hospital Evitas de Lanús denunciaron que es “inseguro”. Advierten que las cámaras de seguridad no funcionan y no hay  la cantidad de cuidadores necesarios para garantizar la seguridad en el centro de salud.

Sandra Álvarez es una de las médicas del Evita que denunció las condiciones en las que deben trabajar. “Estamos en un sistema que se transforma en violento aunque nosotros seguimos trabajando por la salud. Nuestro objetivo es cuidar la salud de nuestra población, pero no lo podemos hacer sólo con voluntad. Necesitamos insumos, vacunas”, planteó la mujer.

En declaraciones a la prensa, apostada en la puerta del Hospital, recordó que el año pasado se cayó un ascensor y advirtió: “No podemos seguir así”. “No queremos seguir trabajando en estas condiciones”, expresó la profesional.

Desde la Dirección provincia de Hospitales señalaron que las cámaras de seguridad funcionan  y había cuidadores privados en el centro de salud, motivo por el que la seguridad está garantizada. Los trabajadores desmintieron las afirmaciones y alertaron que “las cámaras de seguridad no están funcionando en este hospital”. Además, precisaron que “hay 24 cuidadores y faltan 18 más. El año pasado ya lo habíamos denunciado”.

“Hacemos responsable al gobierno de la provincia de Buenos aires porque tanto ATE como Cicop cuando reclaman paritarias piden debatir las condiciones salariales”, manifestó uno de los trabajadores. Entre los últimos casos del Evita se cuenta la inundación del subsuelo y la caída de  un ascensor.

El hecho que desencadena el nuevo reclamo

Una nena de 13  años fue violada en el hospital Evita de Lanús. El episodio se registró el domingo, durante la madrugada, y el atacante fue detenido ayer, cuando acudió al centro de salud para acompañar a su pareja (permanecía internada y fue dada de alta).

La pequeña se encontraba en el hospital cuidando a su abuela. Su tía estaba con ella, pero en ese momento se había retirado. Cuando la nena intentó ir al bufete para comprar una bebida, fue sorprendida por un hombre de 28 años, quien bajó amenaza con un arma blanca, la obligó a irse con ella.

El hombre se metió en una zona del hospital que se encuentra en refacción y abuso sexualmente de ella. Le quitó el celular y cuando consumó el delito, le advirtió que si contaba lo sucedido le iba a “pasar algo malo” a su abuela. Ella le contó a su tía lo sucedido y realizaron la denuncia en la comisaría primera de Lanús. La causa, por abuso sexual agravado, está en manos de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Lanús.

Previo Tras obtener el compromiso por pago de salarios, Suteba aceptó el acuerdo
Siguiente El BCRA congeló el techo de la banda cambiaria en $51,45