Por la crisis, los cumpleaños se festejan en casa

La apuesta se subía cada año, pero la crisis hace imposible mantener el ritmo y las familias apuestan a festejar los cumpleaños infantiles puertas adentro. Es difícil la situación de los salones.

Cuando el sueldo no alcanza y llenar la heladera se hace casi tan difícil como pagar las facturas de los servicios públicos, el festejo del cumpleaños pasa a un segundo o tercer plano. Hoy, es un ajuste necesario en las familias y la apuesta es a celebrarlo en casa, con grupos reducidos y en familia. La situación de los salones de fiestas se hace cada vez más difícil: se uno o dos cumpleaños por día pasaron a uno por semana.

En diálogo con Info Región, empleados y dueños de salones advirtieron que en el último año hubo “fuertes bajas en las reservas”. En el relevamiento por Lanús, Luis Guillón, Temperley y Lomas de Zamora, coincidieron en que “las reservas bajaron” y en algunos casos advirtieron estar “buscando otras opciones” para mantener abiertos los salones porque no llegan “a cubrir los gastos”.

Desde Candy Eventos de Lanús, ubicado en González Balcarce 3624, afirmaron que teniendo en cuenta “la situación y las bajas en las reservas” se vieron obligados a “buscar otras opciones como el pago con tarjeta de crédito, planes de pago y el ofrecer más servicios con los mismos valores”. También destacaron que “un plus importante hoy en día” es que no pagan alquiler porque son propietarios ya que de tener que hacerlo, no podrían tenerlo abierto porque “no dan los números”.

Por su parte, desde el salón Sumbudrule de Luis Guillón, ubicado en José Madariaga 324, advirtieron que “en comparación a otros años, la situación empeoro un montón”. “Antes, teníamos un mes con cumpleaños todos los días, ahora quizás tenemos un por semana”, graficaron. El temor por el cierre de hace carne en este espacio porque hoy no pueden cubrir los gastos de servicios y alquiler.

Otro salón consultado fue Ni coco ni Bongo Congo de Temperley, ubicado en avenida Meeks 1020, desde desde donde también ratificaron que “bajó el trabajo” pero se mostraron esperanzados de un repunte. “Abril fue un mes muy malo, aparentemente en junio repunta”, consideraron.

Desde Pla-Plam de Lomas de Zamora, ubicado en Balcarce 426, hicieron un balance entre abril de este año y el de 2018 y estimaron que las reservas y fiestas contratadas se mantuvieron “igual que el año pasado”. De todos modos, admitieron que “mayo viene tranquilo”.

Precios

El motivo, en la mayoría de los casos, es que un salón permite que acuda al cumpleaños del agasajado todo el curso, algunos de sus padres y la familia. Quien contrata se ocupa de asistir y disfrutar, porque los empleados del salón se ocupan de la comida y servir a chicos y grande. Además, los juegos y animadores permiten que las peleas se conviertan en juegos y risas.

El problema es que la inversión es alta. Va desde los 5.500 a los 10.000 pesos, sumas que hoy son difíciles de ahorrar. Además, la familia se hace cargo de la comida y la bebida de los adultos, ya que los salones cubren la de los más chicos. Así, el festejo puede rondar los 15 mil pesos o más, según el origen de la torta (casera o comprada), si hay souvenirs, candy bar o bolsas con golosinas para que los pequeños se lleven a casa.

En Candy Eventos precisaron que un cumpleaños para 30 chicos, en ese salón, tiene un costo de 8.000 pesos; mientras que Sumbrudrule propone un cumpleaños para igual cantidad de nenes por 5.400. En Ni Coco Ni bongo Coco la oferta es un cumple de 10 mil pesos y Pla Plam da cuenta de un festejo para 25 chicos y chicas por un valor que va de los 6.300 a los 7.000 pesos.

Previo El Presidente recibió a un emprendedor que se financió por Twitter
Siguiente Hockey Lomas: “Podemos dar más”, aseguró Jorge