Tiroteo en Avellaneda: Realizaron los peritajes balísticos

Confirmaron que el comisario de la Policía Bonaerense murió en el hecho fue el primero en disparar y lo hizo siete veces.

Los investigadores del tiroteo entre policías bonaerenses y de la Policía Federal Argentina (PFA) del 29 de marzo en Avellaneda confirmaron que el comisario de la Bonaerense que murió en el hecho, Hernán David Martín, fue el primero en disparar y que lo hizo siete veces, según fuentes judiciales.

A poco más de dos meses del hecho, el jueves se dio comienzo a los peritajes balísticos pendientes de la causa para reconstruir las circunstancias, que además del homicidio tuvieron las heridas del cabo primero de la Federal Claudio De Carlo y el sargento Sergio Arán.

Por su parte, ayer se iniciaron las pruebas de dermotest y continuarán el lunes, según informaron fuentes judiciales a la agencia Télam. El vocero explicó que las muestras, en el caso de Martín, fueron obtenidas en la noche del hecho mientras era examinado su cuerpo. A su vez, en el caso de De Carlo y de Arán fueron extraídas en el hospital Churruca, donde estuvieron internados tras ser baleados.

Para los investigadores, las muestras más importantes son las de Martín y las de Arán, ya que el resultado del peritaje en el arma reglamentaria de De Carlo arrojó negativo en restos de pólvora, hecho que coincide con su declaración, en la que negó haber disparado.

Martín realizó siete disparos, los cuales impactaron dos en Arán y los restantes en De Carlo; mientras que el comisario recibió un total de siete impactos de bala, la mayoría por la espalda, pero en su cuerpo sólo quedaron alojados cuatro proyectiles, según concluyó la autopsia.

Por otra parte, en la causa continúan detenidos con prisión preventiva el capitán Eduardo Franicevich; el oficial principal Raúl Elías Hernández, jefe de operaciones de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Avellaneda-Lanús; y el teniente primero Claudio Saldivia, del Gabinete Antidrogas de esa seccional.

Previo Lavagna se presenta como “la verdadera tercera vía”
Siguiente Cayó la banda de los fisicoculturistas