Un policía de civil mató a un ladrón de 18 años tras un tiroteo

Ocurrió este viernes en Quilmes. El oficial de la bonearense, que estaba franco de servicio, se encontraba a metros de la parada de colectivo donde comenzó el tiroteo.

Un efectivo de la Policía de la Provincia mató tras un tiroteo a un joven que previamente había asaltado al chofer de un colectivo y a sus pasajeros en el partido de Quilmes. La víctima se trata de Walter Ezequiel Maldonado, de 18 años.

Según informaron a la agencia estatal Télam, el hecho ocurrió este viernes, pasadas las 23, en la esquina de las calles 814 y 895. Un oficial de la Policía de la provincia, que estaba franco de servicio y vestido de civil, se encontraba junto a uno de sus hermanos a metros de una parada de colectivos.

En ese momento, un ómnibus de la línea 266 de colectivo detuvo la marcha frente a ellos. De acuerdo a las fuentes, a través de la iluminación interna del colectivo pudieron ver como un joven le pegó un culatazo al chofer, mientras que otro le robaba las pertenencias a los pocos pasajeros que había a bordo.

Tras ello, uno de los delincuentes descendió del transporte por la puerta delantera y su cómplice lo hizo por la trasera, por lo que una vez que el colectivo comenzó a avanzar, el policía se identificó como tal y les impartió la voz de “alto”.

Ante esta situación, los asaltantes, que habían comenzado a escapar corriendo en dirección contraria al tránsito, se dieron vuelta y comenzaron a disparar contra el oficial, lo que dio inicio a un tiroteo, que concluyó cuando uno de los ladrones recibió al menos dos impactos de bala y luego cayó muerto a unos 100 metros del lugar.

Interviene en la causa la fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de Quilmes, quien ordenó que los peritajes en el lugar fueran realizados por miembros de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), al estar involucrado un policía bonaerense.

El cuerpo de Maldonado fue trasladado esta mañana a la morgue judicial de Lomas de Zamora para realizar la autopsia correspondiente, y por orden de la fiscal Santoro se preservaron sus manos para efectuar las pruebas de dermotest y establecer si le disparó al policía.

La causa fue caratulada como “Robo calificado por armas de fuego reiterados” y homicidio”, añadieron los informantes.

Previo Temperley igualó por duplicado ante Aldosivi
Siguiente Copa América: Argentina venció a Chile y se subió al podio