El Papa, los migrantes y un mensaje que llama a la reflexión

“Los migrantes son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”, advirtió en su homilía de este lunes. Y, ante un grupo de migrantes, agradeció su “humanidad”.

El Papa Francisco envió este lunes un mensaje que llama a la reflexión sobre los migrantes y los episodios trágicos que se registran a diario y son protagonizados por familias que escapan de la guerra, el hambre y el horror. “Son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”, sostuvo.

“En este sexto aniversario de mi visita a Lampedusa, pienso en los ´últimos´ que todos los días claman al Señor, pidiendo ser liberados de los males que los afligen. Son los últimos engañados y abandonados para morir en el desierto; son los últimos torturados, maltratados y violados en los campos de detención; son los últimos que desafían las olas de un mar despiadado; son los últimos dejados en campos de una acogida que es demasiado larga para ser llamada temporal. Son sólo algunos de los últimos que Jesús nos pide que amemos y ayudemos a levantarse”, señaló.

Y advierte: “Desafortunadamente, las periferias existenciales de nuestras ciudades están densamente pobladas por personas descartadas, marginadas, oprimidas, discriminadas, abusadas, explotadas, abandonadas, pobres y sufrientes”. “Estamos llamados a consolarlas en sus aflicciones y a ofrecerles misericordia; a saciar su hambre y sed de justicia; a que sientan la paternidad premurosa de Dios; a mostrarles el camino al Reino de los Cielos. ¡Son personas, no se trata sólo de cuestiones sociales o migratorias!”, alertó.

“No se trata sólo de migrantes, en el doble sentido de que los migrantes son antes que nada seres humanos, y que hoy son el símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”, reflexionó Francisco, quien renovó el llamado para “ ayudar a los más débiles y vulnerables”. “Me gusta pensar, entonces, que podríamos ser nosotros aquellos ángeles que suben y bajan, tomando bajo el brazo a los pequeños, los cojos, los enfermos, los excluidos: los últimos, que de otra manera se quedarían atrás y verían sólo las miserias de la tierra, sin descubrir ya desde este momento algún resplandor del cielo”, expresó.

Y se dirigió a un grupo de migrantes. “Sé que muchos de vosotros, que habéis llegado hace tan sólo unos meses, ya estáis ayudando a los hermanos y hermanas que han venido recientemente. Quiero agradeceros este hermoso signo de humanidad, gratitud y solidaridad”, les dijo.

El cuerpo de Guardia de Finanza de Lampedusa confirmó hoy la confiscación del velero amparado en el decreto de seguridad emitido por el gobierno italiano el mes pasado, según informa el diario Repubblica en su edición online.

Los 41 náufragos que desembarcaron el sábado en Lampedusa permanecen aún en un centro “hotspot” de primera acogida, con capacidad para 97 personas, pero que alberga ahora a más de 200 inmigrantes llegados en las últimas horas.

Previo Detuvieron al policía que disparó en un incidente de tránsito
Siguiente Primera semana de trabajo en Canale: “Estamos con mucha alegría, es un premio al esfuerzo”