Juegos Panamericanos: El Sub 23 comenzó la última semana de trabajo en el país

Con presencia de la Región, el conjunto comandado por Fernando Batista sumó este lunes un nuevo entrenamiento en Ezeiza.

Foto - Prensa AFA

La selección argentina Sub 23 comenzó este lunes con la última semana de trabajo en el país, con la mente puesta en los Juegos Panamericanos de Lima, que se desarrollarán desde el 29 de julio hasta 10 de agosto.

Agustín Urzi y Facundo Cambeses de Banfield, Juan Pablo Cozzani de Lanús y Nicolás Demartini de Temperley, son parte de la nómina que se entrena en el predio de ezeiza.

El plantel

A la espera del corte final, son 20 los jugadores que se entrenan bajo el mando del entrenador Fernando Batista: Cambeses, Leonel Mosevich, Francisco Ortega, Marcelo Herrera, Joaquín Novillo, Carlos Valenzuela, Nicolás Domínguez, Adolfo Gaich, Matías Vargas, Santiago Colombatto, Cozzani, Ignacio Aliseda, Facundo Medina, Aníbal Moreno, Urzi, Lucas Necul, Nicolás González, Sebastián Lomonaco, Demartini y Gonzalo Miceli.

Además de los ejercicios físicos, el equipo argentino busca ganar rodaje futbolístico y para ello disputó el último sábado un amistoso ante Excursionistas en el que se impuso 1-0.

Antes de despedirse del país y emprender rumbo a Perú, la Albiceleste jugará un nuevo encuentro, en este caso el rival será Almirante Brown. El partido se disputará este sábado, desde las 15, en el estadio de La Fragata, que cumple 50 años. 

El torneo

En los panamericanos, Argentina integrará el grupo A y debutará el lunes 29 de julio ante Ecuador, luego enfrentará a México el jueves 1 de agosto y cerrará con Panamá, el domingo 4.

En tanto, el grupo B lo disputarán Uruguay, Jamaica, Honduras y Perú. Los dos mejores de cada zona pasarán de ronda y disputarán las semifinales.

El combinado nacional buscará repetir el oro conseguido en las ediciones de 1951, 1955, 1959, 1971, 1995 y 2003.

Previo El FMI ajustó a la baja las proyecciones para Argentina
Siguiente Vidal vuelve a mostrarse con Macri y advierte que el cambio no lo hace “un iluminado”