Talleres suma dos caras nuevas

Nahuel Benítez y Matías Sosa ya firmaron sus contratos con el conjunto de Escalada, que alcanza las 16 incorporaciones.

Quedan pocos días para el inicio de la Primera B Metropolitana y Talleres de Remedios de Escalada quiere terminar de delinear el plantel para pelear en lo más alto del campeonato. En ese sentido, el entrenador Adrián Czornomaz sumó dos caras nuevas para el equipo.

Nahuel Benítez, de 29 años, y Matías Sosa, de 24, son nuevos jugadores del Tallarín. El delantero llega proveniente de Estudiantes de Buenos Aires, mientras que el volante ofensivo desembarcó luego de su paso por Brown de Adrogué.

Trayectoria

Benítez inició su carrera en San Lorenzo de Almagro, donde llegó a ser el máximo goleador de las inferiores del club antes de tener su debut profesional. Sin mucho lugar tras una rotura de ligamentos, pasó a Olimpo de Bahía Blanca en busca de más minutos. 

El delantero también vistió la camiseta de Deportivo Riestra, donde logró uno de los tres ascensos que cosechó a lo largo de su carrera, y viene de jugar en el Pincha de Caseros, donde tuvo dos ciclos.

Sosa, por su parte, es oficialmente la decimosexta incorporación del Albirrojo de cara al próximo torneo. Llega libre a la institución luego de finalizar su contrato con Defensa y Justicia, donde tuvo su debut como profesional. 

El mediocampista también registra pasos por Atlanta y, en la última temporada, en Brown de Adrogué. A pesar de ser cedido para buscar rodaje, el volante no logró ganarse el puesto para Pablo Vico y no renovó con el Tricolor.

Son 16 

Ambos jugadores se suma a la lista de refuerzos que ya trabaja pensando en la Primera B Metropolitana. Completan la nómina de incorporaciones: Cristian Godoy, Luciano Vargas, Patricio Romero, Jonatan Soria, Sebastián Mora Mora, Nicolás Pinto, Nicolás Sainz, Alejandro Aranda, Maximiliano Serrano, Gabriel Seijas, Jonathan Ocampo Da Silva, Leandro Martínez y Alan Seguel.

Previo San Albano: Mac Gaw admite que "la inexperiencia" les juega en contra
Siguiente El dólar cerró a $43,50