Una joyita para las amantes de Sandro: “Be Bop a Lula”

Sandro hubiera cumplido 74 años. La casona de Banfield extraña sus pasos pero su música queda grabada en la memoria colectiva.

Este 19 de agosto Sandro hubiera cumplido 74 años, pero la muerte lo encontró hace ya nueve. La casona de Beruti en Banfield extraña sus pasos y también las fanáticas. Su voz y su música siguen vigentes y hoy pueden encontrarse joyitas, como su versión de Be Bop a Lula (de Gene Vincent), con un solo click.

Nacido en Parque Patricios en 1945 y criado en un conventillo de Valentín Alsina, Sandro logró estampar su nombre en el imaginario argentino a través de una larga trayectoria. Su fama se vio agigantada también por las 11 películas que filmó entre 1969 y 1980, de las cuales dos fueron escritas por él; una novela que filmó en Puerto Rico durante 1982 llamada “Fue sin querer” y hasta un programa de TV, llamado “Querido Sandro”, que se emitió por Canal 13 durante 1990. 

Sandro ocupa además un lugar importante en la historia del rock, no sólo por sus inicios como imitador de Elvis Presley, sino porque, junto con “Pajarito” Zaguri, fundó “La Cueva”, ubicada en Pueyrredón 1723. En su larga y persistente carrera, que le permitió conquistar América durante los 70, y posteriormente enternecer a un público argentino que le fue fiel durante 50 años, logró algunos hitos imborrables, como ser el primer artista latinoamericano en cantar en el Madison Square Garden de New York en 1970 y el primer argentino en presentarse en el Luna Park en 1972.

Producto del tabaco, del que fue adicto desde los 10 años, a fines de la década de los `90 se le detectó un enfisema pulmonar que lo llevó reiteradas veces a la internación, hasta que el 4 de enero de 2010 falleció por complicaciones luego de un doble trasplante que se le había practicado dos meses atrás en Mendoza.

Previo Mensa y Delguy, convocados para el Mundial de Japón
Siguiente Quercia y Weiss, con la pala al hombro por el sueño del ascenso