Detuvieron a otro acusado por el crimen del sodero en El Jagüel

Se trata de un joven que ingresó ayer con heridas de bala a un hospital de Ezeiza.

Un joven de 19 años que ayer fue llevado herido de cuatro tiros al hospital de Ezeiza tras ser supuestamente asaltado, quedó detenido por dos robos y dos asesinatos, entre ellos el de un sodero baleado en El Jagüel en mayo último.

Se trata de Diego Rodrigo “Maña” Alegre, quien era buscado por el crimen del sodero José Cárdenas (48), baleado en el pecho durante un robo cometido el 11 de mayo último y por el asesinato de un joven de su misma edad en un ajuste de cuentas en julio pasado.

La aprehensión del imputado ocurrió durante las últimas horas en el Hospital de Ezeiza, en el sur del conurbano, adonde acudió junto a su suegra herido de cuatro impactos de bala en el abdomen, la ingle y el lado derecho del torso, a la altura de las costillas.

Según explicó uno de los investigadores, “no se sabe en qué circunstancias recibió los disparos”, pero al llegar al hospital la mujer que lo acompañaba “dijo que le habían querido robar, aunque su testimonio nunca fue creíble”. Además, la suegra relató ante los policías de la Dirección Departamental de Almirante Brown y de la comisaría 5ta. de El Jagüel que su yerno había llegado a su casa herido de bala acompañado por otro hombre al que no conoce, quien lo dejó ahí y se fue.

En ese momento, “Maña” le explicó a su suegra que le habían querido robar la moto en El Jagüel y, que en ese episodio había sido baleado, motivo por el cual la mujer lo trasladó al centro asistencia. Pero tras realizar algunas averiguaciones, la Policía determinó que no había existido ningún episodio de esas características en la zona y finalmente logró identificar al herido como Alegre.

Los pesquisas determinaron que el joven tenía dos antecedentes por robo y que era buscado por el crimen de Cárdenas (48), el 11 de mayo último. Por ese hecho ya habían sido detenidos otros cuatro hombres, conocidos en el sur del conurbano como “Los Gomorras de Esteban Echeverría”.

Aparentemente, ese mismo día y tras el asesinato del sodero, “Maña” cometió un raid delictivo junto a otro cómplice. Uno de esos hechos fue el robo de una moto Ducati roja que cometió minutos después del asesinato de Cárdenas y que fue registrado por las cámaras de seguridad de la víctima. Tras ese asalto, la dupla interceptó a dos hombres que también repartían soda en El Jagüel, y les sustrajo dinero en efectivo y un teléfono celular, tras lo cual escapó.

Con el material fílmico, la Policía atrapó tiempo después al otro ladrón, que tenía orden de detención por vender estupefacientes, y le incautó 60 dosis de paco, una pistola 9 milímetros y otras tres armas de fuego, proyectiles, un Chevrolet Corsa y otros elementos de interés.

Además de por esa seguidilla de hechos del 11 de mayo, los policías descubrieron que sobre “Maña” pesaba una orden de detención por el homicidio de Miguel Espinoza (19), cuyo cadáver fue hallado con varios disparos en el pecho el 14 de julio pasado en el Camino de Cintura y Álvaros, en Esteban Echeverría, tras un ajuste de cuentas.

“Maña” Alegre quedó a disposición de las fiscalías 1 y 2 Descentralizada de Ezeiza, donde se instruyen causas por “homicidio criminis causa, robo calificado y robo calificado por el empleo de arma de fuego reiterados, portación ilegal de arma de guerra y encubrimiento agravado, todos en concurso real entre sí”.

Previo Evento de comercio internacional entre la UNLZ y la UNLu
Siguiente Los Andes: Para Galeano, “hubiese sido un golpe duro” la salida de Kopriva