Advierten que la nueva Ley de Defensa del Consumidor impide defensas colectivas

Desde ADDUC advierten que el proyecto presentado en el Senado “oculta una colosal quita de derechos, una obscena agresión a años de lucha del movimiento de consumidores”.

Desde la Asociación de Defensa de los Derechos de Usuarios y Consumidores (ADDUC) salieron al cruce de una reforma a la Ley de los Derechos del Consumidor (24240), presentada en agosto en la Cámara de Senadores de la Nación.

“Detrás de pomposos principios oculta una colosal quita de derechos, una obscena agresión a años de lucha del movimiento de consumidores y deja a toda la población a merced de la codicia de corporaciones que destruyen hasta el mismo Estado de Derecho, la Soberanía y la Independencia de una Nación”, señalaron desde la asociación.  “Es un proyecto que no representa a la realidad de los consumidores y que evita la opinión de asociaciones de consumidores, colegios profesionales, sustituyéndolo por una pretendida roda de consultas. Empuja al Derecho del Consumidor al derecho privado y le priva la protección del débil jurídico en la Relación de Consumo, situación que es lo normal en cualquier parte del mundo”, advierte Osvaldo Bassano.

Y plantea que “oculta detrás de sus articulado, la necesidad del avance del Derecho del Consumidor no solo como un derecho humano sino como un componente necesario de la sociedad que debe proteger a toda la sociedad. Asimismo, con pretendidas defensas, empuja a la decrepitud de todo el entramado jurídico que se había creado con la ley 24240 y sus modificaciones en favor plena del consumidor. La justicia ha sido reacia a sancionar ejemplarmente a los abusadores habituales de los consumidores y con este proyecto beneficiarán a esos abusos para que se multipliquen. Evitan además, que se fortalezcan las acciones colectivas para que se apliquen ejemplarmente”.

Advierte que “cada artículo muestra un alejamiento constante de las personas, de sus derechos ante la modernidad” y “deja al consumidor a expensas del mercado, de los abusos diarios, y evita que puedan ser defendidos en forma colectiva, escondiendo la realidad, se deben mejorar las ganancias de las empresas a costa de los patrimonios de los consumidores”.

“Este proyecto, deroga la única valla de contención que le queda a las corporaciones y la diluye en un proyecto edulcorado de principios incumplibles y sin operatividad, regresando a la situación jurídica antes de 1993 o peor. Su articulado carece de los elementos sancionatorios que el consumidor merece y es totalmente permisivo y benévolo con los abusadores seriales de consumidores. El resultado es empujar al consumidor al derecho privado para que se atienda por si solo de lo que no puede por su debilidad jurídica y el poderío de las corporaciones”, alerta Bassano, al tiempo que consideró que “la falta de consulta, el secreto y el ocultamiento del proyecto, sus redactores, hace del mismo un llamado de atención y la necesidad de un cambio”.

El 29 de agosto, presentaron en el Senado un anteproyecto de reforma de la Ley de Defensa del Consumidor, que contempla 186 artículos y estuvo encabezado por la senadora radical por La Rioja, Olga Inés Brizuela y Doria, presidenta de la Comisión de Derechos y Garantías; Gladys González (PRO-Buenos Aires), Silvia Elías de Pérez (UCR-Tucumán), Mario Fiad (UCR-Jujuy) y Dalmacio Mera (PJ-Catamarca).

El trabajo fue concretado por los doce juristas integrantes de la comisión redactora, que fue coordinada por Carlos Hernández, y lo presentaron coincidiendo con el Día del Abogado, recordando especialmente al tucumano Juan Bautista Alberdi que “inspiró a todos los abogados”.

“Este trabajo da respuestas flexibles para resolver desafíos que seguramente vendrán”, destacó Hernández antes de advertir que “se trata de un proyecto de convergencia de los intereses privados y públicos”.

Además indicó que “la comisión redactora trabajó uno año y medio para concretar una reforma integral de la ley de defensa del consumidor” en tanto que Fernando Blanco Muiño director nacional de Defensa del Consumidor contó que “hubo encuentros en 23 universidades de todo el país y a partir de ahora comienza un nueva etapa que es la del debate en el Congreso nacional”.

“Este es un trabajo muy serio, democrático, federal y muy equilibrado” reseñó Blanco Muiño mientras que los senadores Brizuela y Doria, Elías de Pérez y Mera coincidieron en resaltar “la importancia que tiene la presentación de este trabajo en pos de fortalecer aún más los derechos del consumidor”.   

El proyecto
Previo Las ventas minoristas cayeron un 18,6% en agosto
Siguiente Desde Juntos por el Cambio salieron al cruce por la “campaña sucia” en Lanús