“Un hijo llamado Emanuel” será traducido al inglés para compartirse en el mundo

“En el libro intenté reflejar sentimientos, estados de ánimo y métodos para superarlos”, señaló la escritora Silvia Casas, fundadora de Casa MANU.

“El libro es parte de mi vida y de mi corazón. Fueron horas de mi vida puestas en él”, le comentó a Info Región Silvia Casas, fundadora y presidenta de Casa MANU (Más Amor Nos Une), quien escribió “Un hijo llamado Emanuel”, el libro que será traducido al inglés para ser compartido en el mundo. 

“Yo nunca había escrito un libro y no me considero una escritora. Este libro no solo relata toda la historia de lo que fue Emanuel en mi vida, sino que cada cosa que dice el libro forma parte de una historia de vida”, precisó Silvia. Y agregó: “Si bien hay dos capítulos donde se habla de la llegada de Emanuel en los años 90, donde aparecen los primeros casos de sida en Argentina, después se va transformando en un libro de autoayuda, donde se transforma en un ser resiliente”.

El libro

La titular de Casa MANU destacó que la historia ayuda a “superar los tsunamis de la vida”, y no solo la muerte, sino “cualquier tipo de flajelo, como puede ser una enfermedad, la depresión, el estrés post traumático y todo aquello que te sacude”. 

“El libro tiene ese fin y mensaje: Todos podemos reciclarnos y volver al campo de batalla. Con optimismo y con alegría, se puede. Esto no sifnigica borrar los dolores, pero si aprender a vivir con ellos y no convertirse en un ser malhumorado que le echa la culpa la vida al otro”, detalló. 

Silvia subrayó que el libro “refleja sentimientos, estados de ánimo y métodos de cómo superarlos”, por lo que “entusiasma” mucho al lector. “Que se lea en todas las edades es algo verdaderamente gratificante”, añadió.

“Me costó emocionalmente muchísimo. Había días que quedaba agarrada de la computadora y parecía que al otro día no lo iba a poder retomar. Lo tipeé yo misma y se lo iba mostrando a mi familia. Es un trabajo de todos”, recalcó. 

La traducción

Con el apoyo de AHF Argentina, el libro será traducido al inglés. “Luego de comprarlo en una correcaminata, se comunicaron conmigo y me plantearon la propuesta. Yo no lo podía creer”, comentó. 

“Para marzo tuvimos una reunión en el Hogar. Yo estaba muy entusiasmada con el proyecto. Lo único que me pareció importante y necesario era una persona argentina para la traducción y que esté en permanente contacto conmigo. Por eso María Laura Más tomó la posta”, precisó. 

Al respecto, Silvia justificó su pedido porque en la traducción “no se puede perder la impronta de los sentimientos y corremos el riesgo de que se pierdan cosas”. “Por eso era fundamental que la persona esté cerca para leerlo y releerlo, intentando que se transmita el mismo mensaje”, concluyó.

Previo "Hubo partidos en los que no deberíamos haber perdido", considero Molina
Siguiente “Hay que dar la cara y no esconderse”, aseguró Castro