El emotivo mensaje de Oscar: Martín Castellucci hubiera cumplido 33 años

En 2006 fue asesinado y desde ese momento, su familia emprendió una lucha contra la violencia institución que aún hoy perdura.

Martín Castellucci fue asesinado en 2006, en el boliche La Casona de Lanús

Martín Castellucci hubiera cumplido 33 años. En este día tan especial, su familia lo recuerda con un evento en la biblioteca de San Francisco Solano que lleva su nombre.

“Hoy Martín cumpliría 33 años. Por eso sentimos más fuerte en nuestros corazones la conmovedora presencia de su ausencia. Porque somos conscientes de que, mientras sigamos manteniendo vigente su memoria con nuestros actos, él vivirá en nosotros”, expresó Oscar Castellucci, su papá.

Y anuncia: “Compartiremos el recuerdo de su sonrisa en el Centro de Día Nuestra Señora de la Esperanza, en San Francisco Solano, donde funciona la biblioteca popular del barrio a la que le impusieron su nombre y donde, cada año, en esta fecha, lo homenajean”. El Centro de Día Nuestra Señora de la Esperanza queda en Calle 887 Nº 5170 (entre 855 y 853), Bº La Florida, San Francisco Solano (a dos cuadras de la Avenida Monteverde). La convocatoria es entre las 14.30 y las 17.

Fue uno de los casos emblema a la hora de hablar de violencia institucional. Es que Martín Castellucci había salido a bailar, pero un patovica lo golpeó salvajemente y lo dejó tirado en la vereda. Los policías que estaban custodiando la puerta de La Casona se limitaron a correrlo para que no estorbara en la entrada. Murió el 2 de diciembre de 2006 tras días de agonía.

La muerte de Martín conmovió al país y despertó una lucha que continúa, la batalla contra la violencia institucional. Tras el homicidio nació la Asociación Civil Martín Castellucci (ACMC) y la lucha persiste. Fruto de ello fue la sanción de la Ley 26.370.

El 2 de diciembre de 2006, Martín salió a bailar con sus amigos al boliche La Casona de Lanús. Allí, recibió una golpiza por parte del patovica Linqueo Catalán, y a consecuencia de los golpes murió tras días de agonía. Guzmán y Messina no solo no evitaron la golpiza sino que incluso corrieron el cuerpo de Martín para permitir el acceso de la gente al local bailable.

El patovica Linqueo Catalán fue condenado a 11 años y 9 meses de prisión, pero fue liberado luego de cumplir las dos terceras partes de la pena. El policía Guillermo Guzmán, en tanto, fue sentenciado a dos años de prisión en suspenso, mientras que el dueño del boliche fue sobreseído. El otro policía condenado es Cristian Messina, su pena era de 1 año de prisión y es esa la que fue apelada por la familia Castellucci.

Previo Tras una jornada de protesta y tensión, Piñera dio marcha atrás con la suba de tarifas
Siguiente Futsal: Banfield logró la permanencia pese a la derrota