La familia de Melisa aguarda la fecha del juicio


Daniela, una de las hermanas de Melisa Tuffner, indicó a Info Región que el sospechoso del crimen –un hombre de 30 años que aparecía en las cintas de seguridad que se investigaron y que se presentó a declarar en la comisaría de Glew- “sigue detenido porque no tiene domicilio fijo”.

“Todavía está encerrado hasta el día de juicio, que no se sabe cuándo es”, señalo Daniela, cuando se cumplen 11 meses del atroz crimen.

Contó, además, que “la idea es hacer alguna marcha o actividad en conmemoración de Melisa, quizás sea en el mural” que se realizó en octubre del año pasado, emplazado en Provincia de San Juan y la ruta provincial 210, a pocos metros de la casa de los Tuffner.

Un dolor que sigue ardiendo. La joven expresó su dolor por le pérdida de Melisa, admitió que "cualquier pérdida perjudica". "Cualquier pérdida que aparece de la nada nos perjudica a todos y en todo sentido. Muchos dejamos de hacer un montón de cosas”, apuntó la joven.

“Cuesta un montón y cuesta todo el tiempo. Por suerte, tenemos a los amigos de Melisa que de vez en cuando nos visitan y eso nos hace sentir bien”, concluyó.

El caso. El domingo 19 de julio Melisa fue encontrada golpeada e inconsciente. Había salido de su casa alrededor de las 18.40 y tenía previsto asistir al partido que Temperley disputó con Independiente en el Alfredo Beranger.

Alrededor de las 20.30, autoridades policiales le avisaron a la familia de la joven que había sido hallada “a dos cuadras” de un centro cultural “tirada, golpeada e inconsciente”, y estaba internada en la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Longchamps.

Fue trasladada al día siguiente al Hospital Sirio Libanés, de Villa Devoto, donde falleció -el 22 de julio- por una hemorragia interna, después de haber estado internada con muerte cerebral.

Según determinó la autopsia, tenía heridas de arma blanca craneoencefálicas que le causaron muerte cerebral. Lo determinaron peritos del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.