Array
(
    [0] => vistas
    [1] => vercabecera
)
NO existe vista.
REGIÓN | INCREMENTO

Aseguran que aumentaron las denuncias por violencia familiar

Durante 2006, hubo más de 3.700 denuncias en Almirante Brown y más de 2.200 en Echeverría y a nivel provincial se registró un incremento de casi un 100 por ciento de los avisos. “La gente está tomando conciencia de que no debe vivir en un estado de violencia continua”, aseguraron desde la Comisaría de la Familia de Esteban Echeverría en diálogo con Info Región.



El 80 por ciento de las víctimas de violencia familiar son mujeres y la mitad sufrió lesiones físicas. Desde la Dirección General de Políticas de Género del Ministerio de Seguridad Bonaerense aseguran que “a pesar de que poco a poco disminuye el temor, muchas mujeres no se animan aún a pedir ayuda” y señalaron que “entre enero y diciembre de 2006 las denuncias casi se duplicaron”. La región sur del conurbano no marcó excepciones y, según se supo, en Almirante Brown hubo 3.444 casos de denuncias de mayores y 261 menores, en tanto que en Esteban Echeverría 2.120 se registraron hechos de adultos y 135 de menores.

De acuerdo a las estadísticas suministradas por los voceros de la Dirección, de las 26.631 denuncias de Violencia Familiar registradas el año pasado, en 22.236 ocasiones las víctimas fueron mujeres y, según la coordinadora de zona de la dirección de política de género, Silvia Luján, “en los últimos tiempos se incrementó la denuncia y la posibilidad de denunciar dado el aumento de la confianza hacia las comisarías de mujer, 19 en la provincia, además de la mayor difusión de los medios”.

En la región existe una dependencia en Almirante Brown y otra en Esteban Echeverría, y en ambas coincidieron, en diálogo con Info Región, en el “incremento de hechos de violencia emocional, física, sexual, económica o social”.

“Tenemos alrededor de 40 denuncias por día y se dio un notable aumento en los últimos dos años. Hace 6 que funciona la comisaría en Burzaco –está ubicada en Andrade 98- y realizamos un tratamiento interdisciplinario en el que trabaja un técnico, un abogado y una psicóloga social”, comentó la teniente primera y titular de la dependencia, Sandra Re.

Por su parte, Silvia Brezovec, titular de la Comisaría de la Familia de Esteban Echeverria (dependencia ubicada en Benavidez 221, Monte Grande)también confirmó la tendencia. “La gente se anima más a denunciar, a hablar con el psicólogo, con el gabiente y con los abogados. Hay muchos casos de mujeres que vienen a consultar diciendo que son otras personas, aunque después se abren y denuncian. Lo más importante es que la persona pueda abrirse y contar lo que le pasa para que la tratemos de ayudar”.

Según la titular de Brown, “la mayoría de los registros datan de violencia económica por la falta de trabajo de los últimos tiempos y ahora la gente se anima a dar a conocer su problema en mayor medida”.

“Nosotros nos encargamos de la contención y el seguimiento de los casos, colaborando en las medidas precautorias, en las tenencias, la alimentación, la restitución de menores, trabajamos en conjunto con el tribunal de menores y la fiscalía, instituciones en red, ONGs, con la CPA, la unidad de fortalecimiento familiar, entre otras dependencias”, explicó.

En tanto, se informó que hay un “departamento policial capacitado en violencia con un equipo interdisciplinario que está en coordinación para que se atienda a las denunciantes con asistencia psicológica.

Según comentó la titular de Echeverría, se trata “a los menores en riesgo”, ya que si surge alguna denuncia de chicos golpeados el primer paso es dirigirse al juzgado de menores.

El consejo que imparten todas las dependencias de ayuda a la víctima es “romper el silencio y acercarse a las comisarías o a la coordinación de políticas de género que monitorea, vigila y ofrece una solución a todas las denunciantes”.

“El tema de los hombres lo tratamos con cuidado. A veces puede ser incluido en las citas, pero no en los casos graves. La violencia familiar es una conducta aprendida y se debería abordar desde el inicio con la prevención; la mujer soporta y tolera pero también afecta terriblemente a los chicos que luego lo repiten”, desarrolló la coordinadora de política de género.

La tarea en Monte Grande no acaba en el tratamiento del tema puntual sino que, manifestó Brezovec, “hay grupos que los martes a las 14.30 conversan porque sobrevivieron a la violencia familiar". "Tenemos entre 8 y 12 personas que se abren y expresan sus problemas, ayudados por psicólogos que los escuchan para fortalecer su autoestima”.



Nota correspondiente a la publicación del día Jueves de 8 de Marzo de 2007





OTRAS NOTAS DE LA SECCION

Array
(
    [0] => vistas
    [1] => verpiepagina
)
NO existe vista.