Array
(
    [0] => vistas
    [1] => vercabecera
)
NO existe vista.
BAHÍA BLANCA | TRAS 10 DÍAS EN ALTA MAR

En medio de aplausos, el rompehielos Irízar llegó a Puerto Belgrano

Luego del incendio que dañó gran parte de la estructura del rompehielos e hizo zozobrar al emblemático barco de la Armada Argentina 140 millas al este d Puerto Madrin, se pudo realizar el operativo para remolcar la embarcación. El capitán, Guillermo Tarapow, que nunca abandonó el buque, se mostró conforme por “haber salvado el 85
% del navío”. Fue recibido por las altas autoridades navales tras una breve ceremonia que se llevó a cabo en la Base Naval.



El rompehielos "Almirante Irízar" entre aplausos atracó anoche en una de las dársenas de la Base Naval de Puerto Belgrano, tras el incendio que se registró hace más de una semana frente a las costas de la ciudad chubutense de Puerto Madryn. El buque arribó pasadas las 20.30 junto con su comandante, Guillermo Tarapow, y fue recibido con gritos de júbilo por los familiares de los tripulantes y personal de la Armada Argentina. El rompehielos entró a la dársena arrastrado por dos buques, que lo traían desde el lugar en que se incendió, donde había sido asistido por naves de la Armada luego de que fueran evacuados sus tripulantes con la ayuda de barcos pesqueros.

Por la tarde, poco antes de entrar a Puerto Belgrano, ubicado a 30 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, Tarapow había dicho que regresaba "triste por haber perdido el 15 % de la nave, pero con la alegría de haber salvado el 85% del buque".

Durante el operativo de amarre en la dársena se hallaban presentes el Jefe de la Armada, Jorge Godoy, el Comandante de Operaciones Navales, contralmirante Luis Manino, otras altas autoridades navales como así también el intendente de Bahía Blanca, Cristian Breitenstein.

En el buque emblemático de la Armada estaba el capitán de fragata Guillermo Tarapow, quien permaneció en el rompehielos al momento del siniestro del cual tuvieron que ser rescatados los 298 tripulantes en alta mar y a 140 millas náuticas al este de Puerto Madryn, en Chubut.

El comandante, quien se encontraba con otro grupo de integrantes de la fuerza, entre ellos buzos tácticos y del Servicio de Salvamento, descendió del rompehielos y fue recibido por las altas autoridades navales tras una breve ceremonia que se llevó a cabo en la Base Naval.

Fuentes navales señalaron que "el rompehielos no va a ser derivado directamente al dique seco de Puerto Belgrano porque es una maniobra que lleva su tiempo y además hay varias investigaciones programadas por la Armada para determinar porqué se produjo el incendio".

"Por el momento no podemos asegurar si todas las reparaciones se van a realizar en Puerto Belgrano ya que hay que realizar un análisis de los daños y después habrá que definir si todas las reparaciones se podrán realizar allí o si es necesario llevarlo a otro puerto", comentó el marino.

Tras las malas condiciones meteorológicas en la zona del accidente, el buque de la Armada Argentina comenzó a ser trasladado el miércoles a través de un remolcador privado junto con el aviso "Suboficial Castillo".

Durante la navegación el rompehielos viajó a una velocidad de 5 nudos, 8 kilómetros por hora, a través de un "tren de remolque" de una longitud de un kilómetro. La operación estuvo liderada por el remolcador Libertador, que arrastró una serie de cables de acero de 350 metros que lo conectaron con el Aviso Suboficial Castillo, el segundo remolcador.

Tras el incendio en el lugar también estuvieron las corbetas "Robinson", "Granville", el aviso "Teniente Olivieri" y el destructor "Almirante Brown". El fuego, por causas que se tratan de establecer, comenzó en la noche del 10 de abril cuando el rompehielos se encontraba a 140 millas de Puerto Madryn, por lo que los 296 tripulantes debieron escapar a través de los botes salvavidas por orden del capitán Tarapow.

El rompehielos de 121 metros de eslora por 15 de manga y 15.000 toneladas de desplazamiento a carga plena, navegaba desde Ushuaia a Buenos Aires tras cumplir con la Campaña Antártica 2006-2007.

El buque que había salido desde Buenos Aires el 6 de diciembre del año pasado transportaba a personal militar de la Armada, la Fuerza Aérea y el Ejército, y a civiles de la Dirección Nacional del Antártico.

El buque fue construido en Finlandia en 1975 y sirvió de hospital en la Guerra de las Malvinas, por lo que recibió la medalla por Operaciones de Combate. Su nombre rinde homenaje a Julián Irízar, el comandante de la corbeta Uruguay que en 1903 rescató en la Antártida a una expedición científica sueca perdida desde el año anterior.

Es un buque apto para regiones polares porque puede navegar en forma continua en campos de hielo de hasta un metro de espesor y, por embestida, puede romper bloques de más de cinco metros de espesor. Todos los años realiza campañas antárticas para relevar personal y abastecer las bases y estaciones argentinas en el continente blanco. En junio del 2002 el rompehielos acudió en ayuda del buque alemán "Magdalena Oldendorff" que se hallaba varado desde el 30 de mayo de ese año en la Antártida en el denoninado operativo "Cruz del Sur".



Nota correspondiente a la publicación del día Sábado de 21 de Abril de 2007





OTRAS NOTAS DE LA SECCION

Array
(
    [0] => vistas
    [1] => verpiepagina
)
NO existe vista.