REGIÓN | SALUD

Cuáles son las consecuencias de realizarse piercing y tatuajes

Este tipo de tendencia, a la que se someten sobre todo los jóvenes, es una de las más elegidas por adolescentes y jóvenes. Info Región consultó a especialistas de piel que dieron su opinión sobre los problemas que puede ocasionar en la piel someterse a un tatuaje o perforaciones. “No son recomendables porque pueden llegar a provocar lesiones severas como traumatismos o pequeños tumores”, explicó una dermatóloga a este medio.



Las cuestiones de estética y la salud van casi de la mano. Las variantes que se utilizan para cambiar el look y verse diferente muchas veces suelen provocar lesiones graves en la epidermis que dejan marcas de por vida. Los piercing y los tatuajes son algunas de las opciones mas elegidas por adolescentes y jóvenes en el último tiempo.

“Lo que generan los piercing es un traumatismo en la piel y lo que produce es una infección, en muchos casos importantes. Muchas veces cicatriza mal y eso provoca una seria lesión. Ante la colocación de estos aros, la dermis reacciona y pueden aparecer pequeños tumores o que la piel se muestre ulcerada por el traumatismo sufrido”, detalló la dermatóloga, Débora Villanueva, en diálogo con Info Región.

Los especialistas sostienen que todas las agresiones que se realicen sobre la piel producen "lesiones graves e importantes", que posteriormente pueden ser tratadas por medio de varias sesiones, pero sostienen que la recuperación demanda mucho tiempo.

“No es aconsejable la colocación de piercing o la realización de tatuajes sobre la piel pero la gente por moda o por cuestiones estéticas se los hace igual. Lo ideal es que se tome conciencia y se lleven adelante todos los recaudos necesarios”, manifestó Villanueva.

Y señaló lo que provocan este tipo de elementos y pigmentos en la piel: “La contusión se hace demasiado visible y una vez curada pueden llegar a quedar marcas importantes que son difíciles de sacar. Estas complicaciones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo en donde se efectúe el tatuaje o la colocación de pierceng".

Los principales riesgos son las infecciones o alergias que se pueden provocar en la epidermis. Para evitar este tipo de complicaciones los especialistas recomiendan: asistir a un lugar confiable, la utilización de agujas descartables, implementar acero quirúrgico y sobre todo concurrir a un centro de asistencia para realizarse un test de alergia.

“Lo ideal es crear conciencia en la gente para que antes de hacerse un tatuaje o ponerse un piercing haga una evaluación completa de lo que puede provocar y evitar consecuencias y marcas imborrables”, sostuvo la médica.

Con respecto a los tatuajes el principal problema es la gran cantidad de alergias que generan las distintas tintas y colores. “Hay muchas gamas, como el rojo, que producen una reacción en la piel, que hace que una parte del tatuaje sobresalga. Eso es producto de la defensa del cuerpo ante productos que no reconoce”, especificó la facultativa.

El tatuaje es la colocación de diferentes tipos de pigmentos en la piel, práctica común entre la población joven, sin embargo, se debe tener mucho cuidado pues de no ser realizado bajo estrictas normas sanitarias, puede provocar desde una infección cutánea, hasta el contagio de enfermedades graves como VIH/SIDA y hepatitis B.

Los pacientes presentan tatuajes en diferentes partes del cuerpo, sin embargo, las áreas más comunes donde se localizan son los brazos, antebrazos, tórax anterior y posterior y los pigmentos van desde los oscuros hasta diferentes colores como rojo, café, naranja y amarillo.

Según detalló Villanueva, a su consultorio se acerca un importante número de pacientes con lesiones en la piel, producto de los piercing y con irritaciones por la alergia a distintas tintas. En varias ocasiones debe realizarse tratamientos extensos o hasta el quite del tatuaje con láser.



Los piercing más comunes:



Oreja y nariz: ambas zonas están compuestas por cartílago, así que la cicatrización es lenta y pueden formarse granulomas (lesiones abultadas). La nariz es muy susceptible de infecciones, pues pueden colonizarla estafilococos. En el pabellón auricular, la proximidad del pelo y la presión al dormir dificultan la curación y, además, las infecciones son difíciles de tratar porque la zona no tiene suficiente flujo sanguíneo para que llegue un antibiótico.



Ombligo: Es la zona más propensa a las infecciones, por los pliegues que presenta, por lo que este anillamiento exige unos cuidados higiénicos muy estrictos. La ropa apretada puede dificultar la cicatrización y facilitar los procesos bacterianos. No es posible practicarla en ombligos prominentes o en adolescentes que aún no se hayan desarrollado.



Orales: Tampoco todo el mundo puede hacerse un piercing en la lengua o el labio. Ambos ocasionan problemas gingivales y dentales, de modo que no resultan recomendables en personas con un esmalte débil, con implantes dentales, etcétera. Asociaciones odontológicas de todo el mundo se han mostrado en contra de estas perforaciones.



Nota correspondiente a la publicación del día Viernes de 3 de Octubre de 2008





OTRAS NOTAS DE LA SECCION