Un hecho “mafioso” enciende el alerta en Lanús

Una mujer denunció que fue secuestrada en Valentín Alsina y al día siguiente acudieron a su comercio para intimidarla. No robaron nada.

“Es un hecho del tipo mafioso”, aseguró uno de los investigadores. Es que una mujer denunció que fue capturada y goleada en Valentín Alsina y al día siguiente, los agresores volvieron a su local comercial.

Paloma Febbroni denunció que el viernes, a las 22.25, cerraba el local gastronómico “Sushi”, ubicado en el cruce de Tuyutí y José Ignacio Rucci de Valentín Alsina, cuando fue sorprendida por dos hombres.

A mano armada y bajo amenazas, la llevaron a un auto que estaba estacionado, donde había otras dos personas (un varón y una mujer). “En la desesperación, mi hermano forcejea con ellos y le gatillan en la cabeza pero no sale la bala”, contó la joven de 24 años en declaraciones a la prensa.

La víctima explicó que ya adentro del auto los delincuentes le dijeron que querían ir a su casa, que le preguntaron por su novio, al tiempo que precisó que la exigencia era “oro y dólares”. La llevaron a Ciudadela y le aclararon que “no tenían nada que perder”. “Me repetían que no tenían nada para perder, que si querían me pegaban un tiro en la cabeza y me tiraban por ahí. Una situación desesperante”, relató.

La liberaron, pero volvieron al día siguiente. El sábado, a las 23.12 según registraron las cámaras de seguridad del negocio, la banda regresó al local y allí tres hombres -distintos a los del día anterior- bajaron de un auto negro e intentaron entrar, aunque el hermano y el novio de la joven, identificado como Alan Néstor Blanco (21), cerraron la puerta a tiempo y lo impidieron.

Uno de los hombres efectuó un disparo al aire y escapó con sus cómplices en el auto.

“Estamos aportando las imágenes de las cámaras para la investigación”, aseguró el responsable del área de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz.

“Es un hecho del tipo mafioso. No fue al voleo, no querían la plata de la recaudación, no fue un robo, no se pidió rescate por la víctima. Claramente están buscando intimidar, como si fuera un mensaje o para cobrar una deuda”, apuntó un investigador.

La causas, caratuladas como “privación ilegal de la libertad” y “averiguación de ilícito”, se tramitan en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Lanús, que está a cargo de los fiscales Andrea Nicoletti y Gastón Fernández.

Previo Lomas y Avellaneda aúnan esfuerzos en materia de medio ambiente
Siguiente Combustibles: Shell rebaja el martes sus precios