Los panaderos acusan al Gobierno de estar más pendiente de las figuritas que de la mesa


El presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires, Raúl Santoandré, advirtió que los “aumentos desmedidos” de los costos de ese sector ocasionarán un nuevo incremento en el precio final del pan y alertó que mientras la levadura llegó con incrementos de hasta 16% esta semana, la bolsa harina -el insumo más importante de la actividad- llega a los $2.700.

No queremos que el pan sea algo inalcanzable“, sostuvo Santoandré, quien agregó: “Tuvimos una reunión con el secretario de Comercio, Matías Tombolini, hace 40 días y no volvimos a encontrarnos. Mientras, todas las semanas aumentan los precios de las materias primas y no todas las panaderías tienen garantizado el abastecimiento de la harina”.

El directivo aseguró que “no todos los panaderos reciben la harina con subsidio”, por lo cual consideró que “habría que preguntarse por qué siguen aumentando tanto las materias primas, o por qué los molinos no quieren sumarse al fideicomiso del trigo“.

A su criterio, “hay que armar una mesa de diálogo desde el Gobierno, porque necesitamos que la mayor parte de los molinos se adhieran al fideicomiso” y se generalice el precio subsidiado de la harina.

“Pareciera que nos toman el pelo al reunirse por las figuritas del Mundial, pero acá estamos hablando del pan, que es un alimento esencial en la mesa de los argentinos”, fustigó el panadero cuya entidad emitió un comunicado en el cual cuestionó duramente a Tombolini por mantener una reunión con kiosqueros por la escasez de figuritas del Mundial y no volver a recibir a los dirigentes del sector.

“Con estupor nos enteramos que la Secretaría se reúne por la falta de figuritas del Mundial. Alguien tiene los valores y prioridades alterados. Y no somos los panaderos, que bregamos por asegurar que el pan esté presente en la mesa de todos los argentinos”, se quejó la Federación.

En consecuencia, reclamó al secretario de Comercio que “garantice las materias primas de los panificados para que el pan no se vuelva una figurita difícil”.