Un hogar que sume dos salarios mínimos no logra superar la línea de pobreza


Una familia de dos adultos y dos niños necesitó $52.990 en agosto sólo para alimentarse lo que implica que slario mínimo, vital y móvil no alcanza para cubrir una Canasta Básica Alimentaria (CBA) y apenas llega a pagar el 88 por ciento de los requerimientos calóricos mínimos en un hogar de tres personas, calculado en $42.186.

Pero hay algo peor: dos ingresos mínimos no llegaron a superar el umbral de pobreza.

Esta conclusión es el resultado de cruzar el monto de un ingreso mínimo de $47.850 de ese mes con la CBA que informó hoy el INDEC, y se puede calcular que para completar el costo de la canasta el hogar debió contar con $5.140 extras.

Según el estudio, la medición que marca la línea de indigencia y los alimentos base que necesita una familia para subsistir, aumentó por encima de la inflación en 7,1 por ciento.

Se trata del segundo mes consecutivo en el que ocurre este fenómeno: en julio con una CBA de $49.466, un salario mínimo de $45.540 tampoco alcanzó para mantener la alimentación de una familia de cuatro integrantes mientras que en agosto el ingreso de referencia saltó por debajo de lo que se incrementó el umbral, un 5 por ciento, y no bastó para subsanar esa diferencia.

La proporción es aún más cruda para el caso de los grupos de cinco integrantes: un salario cubrió el apenas el 85 por ciento de las necesidades calóricas.

Cobrar dos salarios mínimos para no salir de la pobreza

Si existieran dos salarios mínimos en una familia de cuatro integrantes, con un varón de 35 años y una mujer de 31, ambos en edad económicamente activa para las estadísticas, la CBA llega a completarse pero los $ 95.700 que suman ambos ingresos no llegan a pagar una Canasta Básica Total (CBT) que marca la línea de pobreza y que en agosto llegó a $119.757.

Lo mismo sucede con el hogar de cinco integrantes también con dos personas en edad laboral y un umbral de pobreza en $125.958.

Inflación de agosto y alimentos más caros

Por encima del promedio y la de mayor incidencia en la el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto que fue del 7 por ciento. Alimentos y bebidas no alcohólicas subió 7,1 puntos.

Dentro de la división, se destacó el aumento de Verduras, tubérculos y legumbres; Azúcar, dulces, chocolate, golosinas, etc.; Frutas; Aceites, grasas y manteca; y Leche, productos lácteos y huevos.