El peronismo empieza hablar el lenguaje de la unidad

Las divisiones del 2017 parecen quedadas en el olvido pero algunos cuestionan hasta donde la unión hace la fuerza

Parece que transcurrió un siglo, pero hace menos de un año, en las últimas elecciones legislativas, el peronismo de Lomas de Zamora se presentó dividido en tres listas, la oficialista, ganadora, que bajo el sello de Unidad Ciudadana obtuvo el 44,96 por ciento de los votos, y las del Frente 1País (massismo) y Cumplir (randazzismo) con magros resultados 9,54 % y 4,83 %, respectivamente. Se podría agregar la participación del mercurismo en la de Cambiemos que cosechó el 34,7 por ciento de los votos, pero eso fue agua de otro molino.

Si esos números guardan relación con el presente, no luce necesario para el oficialismo local cambiar la estrategia política y forzar un acuerdo de unidad con otros sectores peronistas. Al contrario, mantener la división le daría al sector que encabeza Martín Insaurralde la tranquilidad de mantenerse en el poder sin transar con otros espacios.

Sin embargo, la suerte del peronismo a nivel nacional sí podría estar condicionada a una eventual unidad que agrupe a kirchneristas, no kirchneristas y massistas. En principio, las encuestas posteriores al estallido de la crisis muestran que el Gobierno nacional apenas retiene el núcleo duro de votantes que lo acompañó en primera vuelta en 2015, que suma 30%.

La diferencia surge en torno al perfil que debería tener ese peronismo unificado. Mientras en el conurbano piensan en una propuesta liderada por el kirchnerismo, desde el interior, a la inversa, ofrecen que sectores kirchneristas se sumen a armado peronista más moderado.

Felipe Solá -hoy enrolado en el massismo-, pretenden algunos sectores, podría encarnar una oferta digerible para peronistas kirchneristas y de los otros. En ese marco debe ser leída la visita que la semana pasada realizó a Lomas de Zamora, donde fue recibido por el intendente Insaurralde -de diálogo frecuente con el kirchenrismo, y por el dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro, que, enfrentado al kirchnerismo, en 2015 acompañó a Florencio Randazzo. Es decir, los tres que se subieron al escenario hace un año integraron listas distintas.

Todos ellos coincidieron en un plenario que esta última agrupación llevo a cabo en la sede del PJ local, con el argumento de buscar la unidad para derrotar al oficialismo nacional y provincial en las próximas elecciones.

“Tenemos que estar unidos para que no gobierne más este gobierno del ajuste”, subrayó en ese encuentro el jefe comunal lomense, y recalcó que los dirigentes deben “interpretar la voz del pueblo”.

El Movimiento Evita

Tras el plenario, en diálogo con Info Región, el excandidato a primer concejal por Cumplir e hijo del “Chino”, Juan Francisco Navarro, remarcó que “es la agenda la que unifica a los diversos sectores para devolverle la esperanza al pueblo”. “Queremos convocar a la unidad no solo para derrotar a Macri sino para la dignidad de los trabajadores argentinos tratando de incorporar a todos los sectores”, enfatizó.

“Ahora tenemos que derrotar a Cambiemos que es un gobierno que no ha hecho más que retroceder”, añadió Navarro para quien “es momento de juntar espacios e ideas más que nombres”. En este sentido, remarcó la necesidad de “dejar egoísmos de lado y las actitudes que permitieron la división”. “No es momento de hablar de candidatos pero la consigna es volver a vernos en lugares en común”, completó.

El Massismo

Desde el Frente Renovador, el titular del bloque y máximo referente del massismo lomense, Ramiro Trezza, consideró como “fantástico que comiencen a darse esta clase de movimientos” y sostuvo a este medio que Solá “puede aportar muchísimo pero hay que ver hasta dónde va a llegar con esta búsqueda de unidad”.

En su momento, Trezza había sostenido que “el límite para la unidad era Cristina”. En este sentido, insistió en que “el problema es donde se pone la vara porque hay que tener muchísimo cuidado con esto”. No obstante, si bien mostró sus inquietudes nuevamente con la figura de la ex presidenta aclaró que “hay un montón de compañeros que trabajan y militan en el kirchnerismo y que son muy valiosos”.

La Cámpora

Por su parte, la concejal del bloque PJ-Unidad Ciudadana y dirigente de La Cámpora, Daniela Vilar, valoró que “en Lomas haya un movimiento unido y organizándose” y destacó la figura de la senadora Cristina Fernández de Kirchner. En este sentido, destacó como “un gran gesto” de la Juventud Peronista local y su secretario, Lucas Cacace, hombre de Guillermo Viñuales, “de poner en la galería del Consejo del partido la foto de Cristina junto a la de Eva”. “Me parece que representa simbólicamente el camino que estamos transitando a nivel local”, sostuvo al remarcar la importancia del kirchnerismo en el distrito.

“Queremos conservar el distrito para el movimiento nacional, popular, democrático y feminista y queremos ayudar desde lomas a recuperar la provincia y la nación”, concluyó.

Insaurraldismo

Desde el núcleo oficialista, la presidenta del bloque PJ-Unidad Ciudadana, Ana Tranfo, insistió en que Insaurralde “está haciendo todos los esfuerzos para poder lograr la unidad”. Destacó los encuentros que el jefe comunal tuvo con Agustín Rossi y ahora con Felipe Solá, que son “dirigentes de peso y están capacitados para poder propiciar este clima de unión que se está tejiendo entre todos los compañeros”. “Si no nos damos estos espacios de encuentro y si no somos reflexionamos que tenemos que poner primero al movimiento y la Patria antes que a los hombres estamos mal”, expresó.

“Lamentablemente el que elija el personalismo y se mire al ombligo juega para él mismo, no para el conjunto del pueblo”, expresó Tranfo al advertir que “muchas veces los compañeros no entienden que el que gana conduce y el que pierde acompaña”.  

En fin, si bien queda mucho camino por recorrer y más alla de los matices, el camino del PJ podría desembocar en la unidad a partir de experiencias como estas, aunque resta saber cómo responderá el peronismo del interior y qué suerte finalmente correrá la administración de Mauricio Macri en medio de la crisis desatada.

 

Previo Quercia: “Hay muchas cosas por corregir”
Siguiente La gobernabilidad no está en riesgo, aclara Solá