Denuncian despidos arbitrarios en Stone

Los operarios de la fábrica de zapatillas de Valentín Alsina afirman que la empresa busca reemplazar la mano de obra por productos importados.

En sintonía con la situación que atraviesan los operarios de Gaelle, 14 trabajadores de la fábrica de zapatillas Stone de Valentín Alsina fueron despedidos y se suman a los casi 60 que perdieron sus puestos de trabajo desde el 2016.

Los trabajadores denuncian que los 20 que continúan con sus tareas en radicada en Yatay 527 reciben amenazas sobre nuevos despidos si no se atiende el nuevo plan de trabajo, que establece que deberían ir sólo tres días.

Jorge Fernández, uno de los trabajadores afectados, indicó que les alegaron “causas infundadas” para evitar el pago de las indemnizaciones correspondientes, entre las que destacó que fueron acusados de “sabotear la producción” de la fábrica. “Los dueños comparten el mismo abogado que Gaelle. Si mirás los telegramas de despido parecen calcados, dicen lo mismo”, aseveró en diálogo con Info Región.

Señaló, en ese sentido, que se llevó adelante una reunión en el Ministerio de Trabajo bonaerense, pero no llegaron a ningún acuerdo. “No hay respuesta ni diálogo. El sindicato dijo que no podía hacer nada”, afirmó. En los próximos días realizarán una presentación en el Concejo Deliberante de Lanús.

El grupo de operarios cesanteados está llevando adelante reuniones con los trabajadores de Gaelle para la unidad en los reclamos del pago de indemnizaciones y reincorporaciones. “Es importante que trabajemos juntos y que llegue a la gente para que sepa sobre nuestro reclamo”, enfatizó.

Importaciones

Al igual que en Gaelle, aseguran que los dueños intentan traer los productos directamente desde Brasil y China. “Los despidos están directamente relacionado a la apertura de importaciones porque ya no quieren fabricar más y traen todo de afuera”, resaltó Fernández.

La fábrica corrió una suerte similar a Extreme Gear, la empresa proveedora de Adidas cuya planta de Esteban Echeverría, cerró en agosto después de meses de incertidumbre.

Desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (Uticra) advirtieron que se perdieron 6.000 puestos de trabajo. Culparon al Gobierno nacional por la crisis en el sector debido a la apertura de importaciones y su aumento “exponencial” produjo el cierre de medianas y pequeñas fábricas. “Las importaciones indiscriminadas en la industria del calzado están llevando a la destrucción de la actividad”, alertaron.

Previo Canale: Crece la incertidumbre entre los trabajadores
Siguiente La oposición pidió una sesión especial para derogar la suba del gas