Caso Araceli Fuelles: El único detenido murió en prisión

Darío Badaracco falleció tras ser atacado a golpes y quemado con agua hirviendo por dos compañeros de celda en el penal de Sierra Chica.

Darío Badaracco, detenido en el penal de Sierra Chica acusado del asesinato de Araceli Fulles, la joven estrangulada en 2017 en la localidad de José León Suárez, murió tras ser atacado a golpes y quemado con agua hirviendo por dos compañeros de celda, uno de los cuales confesó que se trató de un “problemas de presos” y que lo tenían que “arreglar de esta manera”.

Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informaron a la agencia estatal Télam que Badaracco (31) falleció el sábado luego de haber permanecido internado cinco días en un hospital de la ciudad de Olavarría.

Todo comenzó el 8 de abril, alrededor de las 17, en la celda 766 del Pabellón 10 de la Unidad 2 de Sierra Chica, donde el presunto asesino estaba alojado con otros dos presos.

El preso atacado presentaba heridas por golpes y quemaduras provocadas con agua caliente en distintas partes del cuerpo, por lo que lo hospitalizaron en Olavarría donde murió este fin de semana.

Previo Creció la brecha de precios entre el productor agropecuario y el consumidor
Siguiente La Jorobada ultima los detalles de su nuevo disco